10 nov. 2008

Barahúnda


En un cuarto cúbico de cuatro por cuatro; tal como la vida, es.
Con un foco irregular y fallando; tal como las esperanzas, son.
Sucio y lánguido; tal como pasamos la mayor parte de la vida.
Con un ordenador con problemas; tal como nuestro pensamiento, es.
Sonando canciones en todo momento; tal como los demás nos aconsejan.
Con imágenes penetrando la esencia humana; tal como el pasado lo hace.
Escribiendo para olvidar, olvidar para recordar, recordar para no olvidar.


En un cuarto de apenas cuatro por cuatro, con un foco fallando e irregular, el polvo armamentista expansivo se percibe en cualquier superficie. La atmósfera es triste, sin orientación y lánguida, de acuerdo al chico que vive en ese lugar, él es el dueño de aquel lugar. Justo en medio de la habitación hay un ordenador que suele fallar e ilumina más que el foco.
Algunas veces este ordenador no prende, otras es demasiado lento o simplemente no avanza en su trabajar, pero lo que ayuda a que no trabaje es el poco mantenimiento y uso que le da el usuario.
Así, en aquella atmósfera el usuario decide escribir, escribir para olvidar, olvidar para pensar, pensar para pensar en cosas más importantes o en alguién más. Hay días que el chico se levanta deseando escribir sobre su vida, sobre su pensamiento pero el ordenador no le permite expresar lo que quiere y mucho menos de manera concreta y clara.
Dentro del ordenador existe un problema de configuración, está configurado de tal manera que el abdeterismo se apodere y penetre hasta la esencia de la computadora, permitiendo escuchar canciones que no son ya del agrado del usuario y observar fotos que nos inmuten.
La computadora nunca más recuperará su limpieza de conciencia, sino que siempre estarán ahí esas imágenes, esas canciones, esas contradicciones, contradicciones del presente y el pasado, y seguramente del futuro. El final existencial marcará la desaparición momentánea e individual de las contradicciones.
El chico tendrá que buscar la solución a su barahúnda existencial, tendrá que crear consciente o inconscientemente una vida abigarrada y sincrética; tal como el animal llamado humano, es.

No hay comentarios: