26 ene. 2009

Idea oaxaqueña introductoria


De pronto, un golpe de aire puro invade mis pulmones y es imposible platicar sin recibir varias bocanadas del aliento de la madre tierra. Los golpes en la cara por las ráfagas de viento son continuas y a veces bestiales como si la naturaleza se vengará un poco. Mis ojos son golpeados con tonos claros en verde por la maleza tan abundante, a lo lejos, tan tupida la zona está de árboles que parecería posible brincar y rebotar en suaves algodones verdes. La tierra es fértil porque es capaz de procrear árboles inmensos, café, caña y maíz.

El zigzagueo resulta abrumador para los legos citadinos que acostumbrados a viajar con un poco más de seguridad. Las curvas por su sola apariencia pueden provocar desmayos para los sensibles al observar la cantidad de cruces cristianas para sepultura y es desconcertante el letrero en la parte trasera de la camioneta “que Dios me acompañe y si no regreso, estaré con él”. Pero finalmente hemos llegado a nuestro destino, simplemente bajamos le pagamos los respectivos 7 pesos por persona al “operador” y bajamos a puente fierro, donde nos aventuramos a conocer varios lugares, personas y personajes de la sierra mazateca (otras historias).

En el pueblo se respira un aire de indiferencia y curiosidad por parte de los oaxaqueños congregados en la calle y otros lugares por los nuevos visitantes. Algunos sólo observan para distinguir el rostro y vuelven a sus actividades; otros miran asombrados y hacen comentarios en mazateco; y aquéllos observan con indiferencia –hasta odio, y exclaman palabras que no son entendibles para los que no conocemos su dialecto. Las cosas cambian cuando uno se acerca a sus negocios y se hace su amigo o va a alguna cantina o bar para beber algunas cervezas porque comienzan a perder su timidez y hasta su amigo te vuelves.

Puede resultar extraño el ambiente pero eso es tema para otros escritos.
José Angel Ramírez Hernández
26 de enero de 2009

20 ene. 2009

El Estado de las “libertades”



Al parecer, la iglesia católica no ha abandonado su afán por convertirse en actor principal de la política mexicana, aún, después de varios malos sabores de boca. Y ahora, para consolidarse en el ámbito social y político, ha recurrido a presentar al Presidente de la república como su aliado generoso y poderoso en el Teatro de la República. Aunque Felipe Calderón (FeCal) ha hecho también un acto de legitimación, presentándose como el enviado de la “Providencia”, para que la mayor parte de los católicos (88% de la población en 2000) crean en que él podrá mejorar las cosas.

La declaración de Rodrigo Guerra López, quién es director del Centro de Investigación Social Avanzada (Cisav) y doctor por la Academia Internacional de Filosofía en el principado de Liechtenstein, dijo: “El acto en el teatro de la República contribuirá a preservar y fortalecer al Estado laico, pero no para que sea un Estado antirreligioso, sino un Estado protector de libertades”.

Es cierto que el Estado moderno debe proteger libertades y es lo que significa tener un Estado laico. Es simplemente, la no mezcla de la política con la religión y el Derecho moderno nos impone la regla de: el marco jurídico como medio de protección a las libertades del ciudadano.

Hace casi 92 años se promulgó la Constitución de 1917 en aquel lugar, la cual le quitaba poder a la iglesia católica de tener bienes propios y dar enseñanza religiosa. Ahora, se ha hecho en el Teatro de la República un acto netamente religioso y anti laico, con vistas a implantar una visión, derrumbar el Estado laico e imponer uno confesional. Ellos pugnan por el no aborto y la no unión de personas del mismo sexo, hasta cierto punto, sus demandas resultan aceptables y respetables pero cuando se trata de maquilar cabildeos para violar la libertad de otros, resulta inaceptable.

Es el tiempo en que debemos preguntarles a los altos prelados ¿cómo piden un Estado que proteja libertades, si ello son los primeros en exigir imposiciones a la sociedad?, ¿acaso no suena absurdo visto desde esta manera? No se pueden exigir actos como la no unión de personas del mismo sexo cuando hablamos de libertad y tampoco podemos pedir el no aborto en medio de esta miseria, cuando las chicas y chicos no han tenido la suficiente educación y a la vez fortuna para mantener a sus familias.

Piden recursos del Estado para las arcas de la iglesia católica y ¿dónde queda la laicidad del Estado y la protección a las libertades como la libertad de culto? No desean un Estado antirreligioso pero si fomentan un Estado católico antirreligioso, ¿para qué tener más religiones, si con el catolicismo tenemos y nos basta? (sarcasmo) En un Estado de libertades no puede haber preferencias y exclusiones.

Y exigen que los sacerdotes o ministros eclesiásticos sean sujetos de cargo de elección popular. O sea, que tendremos más de aquéllos puritanos como gobernadores. Piden libertades pero sus gobiernos “católicos” no permiten a la gente expresarse y decidir, sino que quieren que la madre no decida sobre su cuerpo –“al fin, ellos no los mantienen”–, que las personas no decidan su preferencia sexual –“para no ver cochinadas” como la de los gobiernos–, que los impuestos sean puestos a la orden del alto clero –“el desarrollo económico y social puede esperar”– e imponer a un montón de zopencos que no hacen otra cosa que rezar, dormir, comer, cobrar y chingar al prójimo.
José Angel Ramírez Hernández
20 de enero de 2009; Cd. Nezahualcóyotl.

13 ene. 2009

¿Neoliberales populistas o populistas neoliberales?



Los neoliberales mexicanos hace no mucho tiempo (2000) se jactaban de ser la modernidad para el país, que los populistas estaban retrasados poco más de un siglo y no había esperanza para un régimen con políticas públicas semejantes. Quiénes fueron atacados con estos argumentos, pertenecían en su mayoría a la legión de seguidores de López Obrador (AMLO), aunque fue atacada toda aquella persona que no compartía la visión neoliberal.

La tesis fundamental de AMLO fue el capital estatal como medio de desarrollo económico sostenido. Muchos, aún no siendo seguidores del gobierno legítimo, creemos que el Estado tiene atribuciones y facultades que deben ser explotadas en beneficio de la población. Ni los gobiernos más “neoliberales” han sido capaces de apartarse totalmente del mercado, necesitan entrometerse en el mercado interno y externo porque hay cosas que un(os) particular(es) es incapaz de hacer.

Frente a la crisis mundial que se vino cocinando desde hace varios años, los gobiernos en turno hicieron caso omiso a los comentarios y opiniones de algunos especialistas y estudiosos. Y ahora para no perder el control, lo único que les queda es mantener a la población tranquila diciendo que es un “catarrito”, quiero ver como es una infección de garganta o una pulmonía. En esta situación, al gobierno federal, local y partidos políticos (no todos) no les ha quedado otra que mantener un discurso populista, electorero e iluso.

El gobierno federal lanzó hace unos días (7 de enero de 2009) el plan nacional anti-crisis que consiste en 25 puntos. En el que destaca al gobierno como motor del bienestar social en los sectores como empleo, economía, educación y desarrollo social. El erario público una vez más se ve en serias complicaciones, ya que el actual grupo político en poder ha comprometido e hipotecado el futuro de millones de mexicanos. No se ve una solución sustentable a largo plazo, más bien, se ve una estrategia para atraer votos de las masas en decadencia. ¿Acaso el Estado mexicano es tan poderoso para sustentar los posibles problemas que vengan de la crisis? Me parece que es una apuesta peligrosa la que hacen los panistas. Y ahora sí, tendrán que tragarse sus palabras, si AMLO es un peligro para México, no hay prueba de ellos. Pero el Partido Acción Nacional (PAN) ha demostrado serlo y con todas las agravantes.

De la mano del presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Ortega (12 de enero de 2009) anunció que tienen una propuesta para México. El plan alternativo para la recuperación económica, la promoción del empleo y el bienestar social destaca que el bienestar de la población es primero. Destacan en sus puntos, el apoyo a las empresas, se les dará subsidio federal mediante el no pago de impuestos a empresas que no despidan trabajadores. Y al igual que FeCal, se basan en una serie de políticas públicas populistas, quiénes hace unos meses tuvieron una ruptura con el líder nacional del PRD: AMLO, a quien tacharon de populista con tendencia al Estado paternalista y sin futuro.

¿Cuáles son las empresas que no correrán a empleados? Sólo aquéllas que tienen el poder suficiente para resistir la embatida de la crisis mundial. Es mentira que pequeñas o medianas empresas podrán ser ayudadas de esta manera porque en muchos casos el no correr trabajadores es lo mismo que la quiebra del negocio. Así que, con este nuevo plan sumaremos más de 680 mil millones de pesos que fue la cantidad que se devolvió a empresas mediante el régimen fiscal, en el sexenio de Vicente Fox. Y el erario se seguirá derramando por miles de millones en políticas que no causan un desarrollo sustentable pero si para que mexicanos hundidos en su pobreza e ignorancia sigan votando por hijos de la chingada.

Habría que recordarle a la ultra derecha mexicana que el dinero público no es infinito y puede haber serios efectos sociales. Ahora queda la pregunta ¿en México tenemos neoliberales populistas o populistas neoliberales? O quizá, sea meramente lo que llamamos política mexicana.
José Angel Ramírez Hernández
Cd. Nezahualcóyotl; 13 de enero de 2009

11 ene. 2009

Conade: centro "oculto" de corrupción


¿Cuántos son los casos en los que atletas destacados son usados por políticos deseosos de popularidad y dominación sobre ellos? Recientemente, podemos hablar de Ana Guevara que dominada por la ira de tener una burocracia cara –que le cuesta mucho al sistema fiscal y PEMEX–, ineficiente y problemática. Simplemente no soporto no recibir adecuados apoyos, cuidados e instalaciones para su desarrollo como deportista, así que, el 16 de enero del año en curso renunció, pero encontró la simpatía del gobierno capitalino para ser coordinadora de cultura física, deportiva y de salud. Muchos creyeron en la posibilidad que la política deportiva cambiará si llegará una soñadora con ganas de hacer las cosas. Lamentablemente, la política no se hace de bueno deseos y ahora Guevara ha sido absorbida por el sistema, no es más que otra burócrata mexicana.

El campo de la política deportiva en México ha sido cooptado por deportistas (la mayoría) que a la larga se vuelven mañosos. Es el caso de Carlos Hermosillo, durante el sexenio foxista fue elegido –gracias a sus relaciones con los panistas– como subdirector de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade). Actualmente, tiene seis graves problemas por los cuales ha ganado mala reputación que poco puede afectar en la opinión pública dada la poca importancia que se le otorga al deporte y políticas públicas entorno a ese sector en México. El ex jugador y ex promotor de fútbol soccer asumió un cargo administrativo desde la presidencia pasada como subdirector del organismo –sin tener la preparatoria terminada y misteriosamente con un master en sociedades deportivas sin licenciatura– y más tarde, en 2006 renunció a su puesto porque una televisora estadunidense le ofreció un jugoso contrato para comentar los partidos del mundial de Alemania 2006, después, regresó a apoyar la campaña del candidato a la presidencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI), aunque rápidamente cambió de visión y apoyó al partido blanquiazul (PAN) –quiénes ganaron las elecciones federales del 2006–, logrando así quedar a cargo de la dirección del máximo órgano de deporte del país, dependencia de la SEP.

Uno, la renuncia de algunos personajes deportivos como Ana Guevara –velocista– y Madaí Pérez –maratonista– por las mismas causas, ineficiencia en la administración del organismo, no cumplían con sus funciones de dependencia federal con la meta de fomentar el deporte y el desarrollo de deportistas. Dos, el mal uso de recursos públicos para la construcción de oficinas de la dependencia en el predio llamado Villas Tlalpan por 26 millones de pesos. El edificio tenía malas condiciones, estaba construido con materiales de mala calidad y fue construido fuera de tiempo. Se le acusa de pagar la obra con anticipación, pago excesivo en los servicios e incremento de gastos en contratos. Tres, otorgar recursos a Rafael Muñoz, quién estaba suspendido de cargos administrativos hasta 2015. Lo que pudo haber llevado a Hermosillo a ser destituido de su cargo e inhabilitado por lo menos diez años de sus funciones administrativas. Cuatro, la conformación de la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte que fue elegida en una práctica “cesarista” porque Hermosillo impuso a personas con sus intereses. Cinco, por la serie de problemas al interior del sistema del deporte hablando en especial de Alonso Pérez presidente de la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme) por querer imponer a su gente en las distintas federaciones como en la Federación Mexicana de Atletismo (FMA) a Antonio Lozano. Y seis, el magno presupuesto (3 mil 457 millones de pesos) otorgado a la CONADE mayor que el presupuesto español en materia de deporte (3 mil 281 millones de pesos) que es una potencia en el deporte. Además de no contar con un programa de desarrollo en materia de deporte en el país para el sexenio, a dos años de iniciada la presidencia panista.

Sorpresivamente, después de tanta carga de datos duros en su contra logro salir avante a las muchas criticas de las que fue objeto y la opinión pública no se presentó para reclamar la corrupción que agobia a la instancia pública. Quizá esto se deba la poca importancia que se le da a este sector mientras hay manifestaciones, bloqueos viales, duras críticas, etc., a la Reforma energética, judicial, electoral, a los contratos de los Mouriño, la corrupción de los gobernadores de Sinaloa, Estado de México, Puebla, Chiapas, Oaxaca, etc., al sector deportivo no se le otorga ninguna importancia y por lo tanto es presa fácil de personas corruptas que con poca maña (e inteligencia) son capaces de robar lo que les plazca e imponerse a quien sea porque nunca un movimiento de talla grande les exigirá cuentas. Pero ¿a quién va a importarle el deporte mexicano, si los mexicanos se mueren de hambre?

Finalmente, debemos poner atención porque con ese tamaño de presupuesto, bien podría ser una inyección revitalizadora –en el lugar adecuado– para el sistema económico del país, ya que lo necesitamos urgentemente.
José Angel Ramírez Hernández
Cd. Nezahualcóyotl; 11 de enero de 2009

9 ene. 2009

Resultados del trámite más inútil


Los resultados del concurso convocado por el gobierno federal para conocer los trámites más inútiles de la Administración Pública mexicana han sido publicados. Los ganadores son:


Nivel Federal: Cecilia Deyanira Velázquez Tello, por el trámite vinculado con el surtimiento y entrega de medicamento en el Instituto Mexicano del Seguro Social.
Nivel Estatal: Ana María Calvo Irurita, por trámites vinculados con el juicio de aclaración del acta de nacimiento, realizados en el Distrito Federal.
Nivel Municipal: Monserrat Contreras Castañeda, por el trámite de constancia de residencia, realizado en el municipio de Toluca, Estado de México.

Hay que echarle una mirada al concurso ¿Acaso el gobierno federal y el jurado calificador no son capaces de saber que toda la Administración Pública está podrida? O ¿tienen (forzosamente) que hacer un show para legitimar su posición de “buen gobierno”? No se puede negar que la Administración Pública en el país está en condiciones lamentables. ¿Quién no se ha visto obligado a tratar con un burócrata en horas de oficina? Mientras estás desesperado para que te atienda, usualmente se dedican al chisme de oficina, perder el tiempo o jugar con su celular ¿cuántos de ellos son licenciados en ciencia política y/o administración pública? La mayoría obtiene su puesto porque ayudó durante la campaña al partido en el poder ¿a quién no le han pedido una mochada para “acelerar” los trámites? Y cuando uno se queja, simplemente le dan esperanzas pero de trabajar y sancionar nomás no.

Ahora ¿tenían que llegar Cecilia, Ana María y Monserrat para decirnos los tres más inútiles trámites? Y si la respuesta es positiva ¿para qué demonios el país está formando politólogos y administradores públicos? ¿Acaso el gobierno federal no tiene la delicadeza al menos de colocar uno que otro especialista en asuntos de gobierno por ahí? O ¿para qué pagamos grandes sumas en la burocracia si no es capaz de auto gestionarse? Aún no comprendo cuál es la estrategia del gobierno federal.

Y por último, ¿cuánto nos costo ese concurso que no tiene productividad para el país? Sólo en premios se gastó medio millón de pesos (300 mil para el trámite federal; 100 mil para el estatal; y 100 mil para el municipal), suerte por los ganadores, en esta crisis que Calderón no puede manejar, les vendrán de maravilla. Aunque el gobierno federal no anuncia el costo total del concurso por el mejoramiento de la administración sabemos que se llevaron un buen dinero en sueldos para el jurado, logística del concurso, ceremonia de premiación y propaganda. Cuando el dinero bien pudo servir a otra causa de mayor magnitud como las condiciones deplorables en las que vive el pueblo zapatista.
José Angel Ramírez Hernández
Cd. Nezahualcóyotl; 9 de enero de 2009

8 ene. 2009

Intelectualoides



Para iniciar el 2009 –y después de unas excelentes vacaciones de fin e inicio de año–, me gustaría hacer una reflexión para aquéllos estudiantes de los estudios sociales con ánimo de transformar el país. Y (la neta), aventar pedradas para ver si así despiertan algunos.

En la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) –no dudaría encontrar más personas como éstas en otro lugar– no es raro encontrar personas con gran vanidad e inmenso ego. En muchos casos esas personas suelen usar lentes sólo para verse más inteligentes, intelectuales o simplemente lectores. Algunos cargan grandes libros y/o muestran, a todo el que pase, lo que está leyendo; hay quiénes llevan Economía y sociedad de Max Weber, Leyes Fundamentales de México 1808-2005 de Tena Ramírez, Teoría y estructuras sociales de Robert Merton, Historia General de México compilado por Cosío Villegas, El capital de Marx, etc., que ayudan más a ejercitar los brazos o las piernas que el cerebro.

Hay otros mucho más sofisticados que han tomado el “intelectual way of life”. Ellos conocen y toman el mejor vino y café. Leen a los autores más sofisticados, raros y exquisitos del mundo intelectual. Se jactan de la capacidad para argumentar que les provee su erudición y la cantidad de información que guardan en sus prodigiosas memorias. Se sientan en forma graciosa, hablan con gracia y amablemente, tratan a los demás como imbéciles –algunos sólo lo piensan–, etc., pueden verse algunas de estas características en los no tan sofisticados.

Y no me parece que sea malo del todo ¿cuánto intelectuales mexicanos no son así? ¿a cuántos de nosotros no se nos sale lo mamón de vez en cuando? De alguna manera, todos tenemos un intelectualoide dentro. Pero, habría que preguntarnos ¿en dónde estudiamos? ¿quién paga nuestros estudios? ¿somos afortunados de estudiar la universidad cuando tenemos aproximadamente 40 millones de pobres y el país se encuentra en quiebre y posiblemente quiebra?

Estudiamos en la UNAM que es una universidad pública y gratuita (bueno, sólo 20 centavos), que se paga con erario público federal y los únicos que tienen la capacidad de terminar sus estudios son la clase alta y media del país que se reduce a un 40% de la población total y si le quitamos porcentajes por quiénes no entraron a la universidad, a quiénes no les gusta estudiar, quiénes tienen problemas sociales, etc., se transforma en una minoría.

Señores, a veces se nos olvida que nos debemos enteramente al pueblo y aún cuando haya varios remilgosos, debemos recordar que un país justo se traduce en justicia para nosotros ¿cómo deseamos justicia para nosotros, si no hacemos justicia para el otro? La regla de oro (no hagas lo que no quieras que te hagan) está presente en todo momento. Hay que dejarnos de tonterías como las de ser intelectual y competir para saber quién es el chingón de los “inteligentes”. En nosotros se encuentra la base para la solución de los problemas en México. Los cambios “revolucionarios” no empiezan en la clase baja, sino, comienzan en la clase media y las élites preocupadas. Las divisiones pequeñas causan fracasos, las uniones organizadas por mínimas que sean consiguen éxitos. Hay que dejar de presumir menos y actuar más.

José Angel Ramírez Hernández
Cd. Nezahualcóyotl; 8 de enero de 2009