15 mar. 2009

Ahí viene el monstruo/voto nulo


Los comicios del 2009 se llevarán acabo el 5 de julio de este año y una vez más el Instituto Federal Electoral (IFE) nos bombardeará con publicidad para que “nuestra democracia crezca”. Y las preguntas de una población insegura y dubitativa, que no confía en las votaciones llevadas por el IFE –sólo el 50% de los encuestados por El Universal dijo tener seguridad de los resultados emitidos–, siguen sin respuesta ante autoridades con poca certidumbre.

La tendencia histórica en la que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) gana las elecciones intermedias persistirá y será la perfecta arma y trampolín para posicionarse en las elecciones presidenciales del 2012. La encuesta hecha y publicada por El Universal, el 9 de febrero de este año, muestra y reafirma una clara ventaja para el PRI con casi el 40% (39.9%) de las preferencias electorales, seguido por el Partido Acción Nacional (PAN) con el 25.1% el cual sigue cayendo gracias a la incompetencia de la clase gobernante panista, y el Partido Revolución Democrática (PRD) con el 15.4% que sigue creyendo que aumentará la votación a su favor conforme avance el tiempo (ilusión).

No era difícil saber que el PRI se volvería a posicionar como el partido de estos comicios y los próximos desde hace dos años. En primera instancia, los dos partidos más poderosos después del 2006 (PAN y PRD) decrecieron su actividad política, dejaron de ser la oposición crítica y transformadora –según sus discursos– para convertirse en la encarnación del viejo priísmo corrupto, decadente y putrefacto. Y el segundo argumento es que el nieto del Partido Nacional Revolucionario (PNR) desde 1929 –que fue capaz de aglutinar y contener a todos los grupos de poder real en una sola facción para institucionalizar el poder político– no ha dejado de gobernar y sigue en el proceso del anquilosamiento del sistema. En 1929 teniamos una de las peores crisis mundiales y el PNR es fundado con el propósito de terminar las luchas, a 80 años se presenta una crisis financiera de mayor magnitud, el PRI es refundado y utiliza el mismo discursos que en los años 30´s: la reformulación del sistema político y económico del país

El PAN gracias a la debilidad y poca inteligencia, que ha mostrado durante su mandato en el ejecutivo federal, ha perdido credibilidad y capacidad de acción al interior del gobierno. En la batalla contra el narco que sólo ha acentuado la violencia y miseria de los mexicanos, el único responsable es el ejecutivo federal. Los escándalos que ha sufrido el PAN como los comentarios de Manuel Espino y Salvador Borrego (uno de sus ideólogos) sobre el partido; la macrolimosna de Emilio González, gobernador de Jalisco, a la iglesia católica; la defensa de personajes como Vicente Fox, los hijos de Martha Sahagún (los Bribiesca) por presunto enriquecimiento ilícito; su cercanía a la iglesia católica y su poco pragmatismo para gobernar; la subordinación del blanquiazul ante el tricolor, siendo aquéllos minoría; la incapacidad para hacerle frente a la crisis financiera y cuando decide obrar, saca un plan electorero, iluso, populista y retrógrado; entre muchas otras cosas más –incapacidad de respuesta de las instituciones políticas; poderes fácticos por encima del gobierno; incremento de la delincuencia y crimen organizado; etc.–.

El PRD, quien había ganado durante el 2006 el segundo puesto entre las fuerzas políticas, está destinado a perder esa posición y quedar en el tercer escaño para quedar a las órdenes de la primera fuerza (RI) que absorberá a la segunda (AN) –para sobrevivir se tendrán que someter al PRI–. Ahora, ¿por qué perdió tal cantidad de votos? La ruptura dentro del partido por la presidencia de la estructura nacional ocasionó severos retrasos para su estrategia rumbo a los comicios y la desacreditación de muchos candidatos promocionados por la figura de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) que gozaba de plena autoridad carismática terminó desilusionando a millones de mexicanos. Estando en la recta final para acuerdos antes la propaganda electoral, se decidió la unificación de la “izquierda” y pasó de una lucha de golpes bajos por la presidencia nacional del partido, entre Jesús Ortega y el favorito de AMLO (Alejandro Encinas), a un amorío electoral, lo que provoco más desilusiones y votos a favor de otros partidos políticos porque el daño estaba hecho y esa dicotomía de malo-bueno sigue funcionando. Para simpatizantes de Izquierda Unida (IU), AMLO (bueno) resulta un traidor porque pactó con Ortega (malo) quien se apodero del partido y para Nueva Izquierda, no es posible que Ortega (bueno) haya pactado con el necio de AMLO (malo). Esperemos que AMLO no esté cavando su propia tumba para el 2012, debe admitirse su audacia y que tienen un círuclo de intelectuales nada despreciable (Peréz Gay, Poniatowska, Cordera, Córdova, etc.) pero podría costarle la presidencia del 2012 y su carrera política en caso que no maneje el tema electoral cuidadosamente.

Durante 1999, se hizo presente una figura carismática quien provocaba risas con su (muy) tonto sentido de humor, inspiraba (supuesta) confianza y era la mejor opción (lamentablemente) para esas elecciones. Estamos hablando de Vicente Fox quien representaba a esa supuesta derecha propositiva, que le gusta el debate y es la “modernización” sustentable que tanto nos urge. Él logró arrebatarle el poderío al antiguo régimen que había durado 71 años en el poder. En el 2004 aparece otra figura que cambiaría el rumbo del país, él es AMLO quien fue capaz de movilizar y organizar masas, y crear un movimiento político-social después del fraude en las votaciones de 2006. Desafortunadamente, en los 2 casos resultó un simple simulacro. Fox mostró que no tenía ni la inteligencia de una persona promedio y AMLO, en su aferración al ejecutivo federal, no tuvo más opción que entrar al conocidísimo y abigarrado campo de la política mexicana. Así para que en el 2009, el PRI tenga el mayor índice de aceptación y el menor de rechazo, de acuerdo a la edición del Economista el lunes 16 de febrero.

Las tendecias para esas dos elecciones fue singular, los estados con tradición priísta en las votaciones locales tuvieron la misma intensidad para que el PRI se siguierá posicionando en el sistema político, pero, en las federales la gente se volcó a votar en el 2000 por el PAN y en el 2006 por el PRD. El antiguo régimen nunca dejo el poder, simplemente le prestó un momento la silla presidencial a otro partido para que supiera que se sentía estar en el poder o cerca de él, parecería que sólo fue una broma del PRI para causarles una impresión con tal cantidad de fuerza que quedaron anonadados y por lo tanto inservibles –claro, es obvio–. La alternancia o el proceso de democratización no sólo es ganar el Ejecutivo federal –como lo piensa el PRD que se siente oposición y es partido de gobierno–, sino tomar a la democracia como modo de vida, pero nuestros gobernantes (al parecer) entienden que la democracia es escribir y pronunciar discursos demagógicos, y hacer todo lo contrario –es otro debate el de la democracia–. Ese partido, creado en 1929 después de la muerte de Álvaro Obregón y la asunción al poder de Elías Calles, sigue recorriendo las venas de este sistema político y las instituciones políticas siguen a sus órdenes, será difícil sacar al partido, quizá un exorcismo sea lo más conveniente. Esperemos que los ciudadanos tomen conciencia de esto y comiencen a cuestionarse y por qué no participar en el voto nulo que sería una buen táctica pacifista para demostrar que no queremos más candidatos del viejo régimen.

Los partidos políticos comienzan a agruparse en grupos de poder y la única disputa en estos comicios será ganar la segunda fuerza. El PRD ha comenzado a hacer proselitismo con algunos sindicatos que bien podrían darle varios votos a favor como los sindicatos del IMSS con Valdemar Gutiérrez; el STUNAM con Agustín Rodríguez; tres candidatos de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y el de los telefonistas con Francisco Hernández Juárez, suenan los nombres de intelectuales como Agustín Basave (ex priista y profesor de la FCPyS), José Agustín Ortiz Pinchetti (integrante del gabinete del gobierno legítimo) y José María Peréz Gay (para delegado de Coyoacan e intelectual respetado), se tienen negociaciones con Comité Nacional de organismo rurales y pesqueros, Sindicato Mexicano de Electricistas y Grupos feministas, etc., los cuales agregarían buena cuota de votos. Mientras el PAN sigue en busca del voto cautivo que tiene en la clase media y empresarial del país que en este caso coincide con el discurso de la clase obrera y el PAN no ha puesto en práctica y mucho menos pactar con ellos. Podría dar una sorpresa el PRD en caso que sepa manejar la campaña política desde la parte baja de la sociedad.

Es casi seguro que tendremos una mayoría en la cámara baja tricolor (diputados federales) y presidente priísta de nuevo (2012). Además, de una fuerte presencia del priísmo en zonas donde la gobernabilidad sea un adjetivo primario –y los estados con dificultad para gobernar se los darán a otros partidos, “pa´que se hagan bolas”–. Habrá que esperar qué nos espera con el regreso del gigante tricolor.
José Angel Ramírez Hernández
Cd. Nezahualcóyotl; 17 de febrero de 2009

No hay comentarios: