1 may. 2009

Histeria Colectiva

Por: Luis Alejandro Ahedo
Adianés De Jesús
Margarita Ramírez

Altamente crítico ha resultado el caso del virus H1N1. Nuestro objetivo es no poner en duda su existencia, sin embargo, consideramos que la forma en que se difunde información al respecto está lejos de crear una sólida y responsable conciencia preventiva y de información, ya que los medios de información tienen una serie de intereses incrustados en sus líneas editoriales cuando en una Democracia deberían abrirse los canales de información y debate. Por ello, debe pugnarse por una ética del comunicador que permita la pluralidad y transparencia en los medios de comunicación

Esta condición genera en primer término incredulidad de las fuentes de información oficial y no oficial. Por otra parte, encontramos un temor infundado, el miedo se transforma en pánico que se ve expresado en diversas modalidades, que van desde las compras de pánico hasta la asimilación de los síntomas relacionados con la enfermedad (hipocondría). A continuación, expondremos basándonos en la teoría de la histeria colectiva, una de las versiones que se relacionan con la influenza porcina.

No hay que meditar mucho para darnos cuenta que nuestro ambiente está en una atmósfera de estrés, incertidumbre y violencia, efectos surgidos en su mayoría por conflictos de índole económico. Advierto, es tan sólo una versión de la conducta adoptada por la sociedad.

Una de las peculiaridades de la histeria es que se ha adaptado en el contexto, es una patología absolutamente permeable al medio. Retomemos un caso de histeria colectiva:

Las autoridades de salud de México abrieron una investigación sobre un estricto internado católico de religiosas surcoreanas, donde unas 600 chicas de 12 a 17 años, sin aparentes problemas de salud, dejaron de caminar, en un caso definido como de histeria colectiva. El fenómeno que se manifiesta con atrofia muscular y mareos, se inició en octubre de 2006, afectando a dos niñas. Cuatro meses después ya eran 200 las menores enfermas, a las que se sumaron otras 400 en marzo (Delgado Santos, 2007, El Porvenir).

Supongamos que nuestro flujo de información se ve restringido a un cierto número de individuos, que van desde nuestros amigos más cercanos –aproximadamente se cuentan 5–, pasando por nuestras redes familiares –aproximadamente 10 personas más–. Dicho círculo de relaciones interpersonales forma determinadas conductas, temores y conocimientos, ya que compartimos –las personas del grupo o estructura social– patrones, lo que bien plantea Durkheim en La División del Trabajo Social, los grupos se forman porque tienen algo de común, aún en su diferencia. Por ello, personas comunes se imitan porque el flujo de información es limitado. No se puede tener un flujo más amplio porque como bien lo veíamos con Parsons, en su Social System, el sistema se encarga de eliminar a aquellos rebeldes.

Este comportamiento puede ser explicado desde una perspectiva psicológica, según la Teoría Ericksoniana: “los problemas que tenemos son proporcionales a nuestros recursos internos para resolverlo”, es decir, de acuerdo con esta teoría, nosotros no tendremos un problema más grande que nuestros propios recursos para irlo resolviendo. Vaya, es un “cada uno es arquitecto de su propio destino”.

Por otro lado, nos explica que hay determinados momentos de la conciencia humana que se enfoca a prestarle toda nuestra atención sólo a un fenómeno. En este caso, se puede aplicar a la atención prestada por la sociedad a la enfermedad, al grado de parar sus actividades comunes. Es decir, cuando te enfrascas en un fenómeno, actividades como estudiar, ir al trabajo, divertirte, incluso, dejan de ser primordiales para atender a la amenaza.

También, otorgamos juicios de valor a objetos, procurándolos como símbolos de salvación. Por ejemplo, realizamos una compra masiva de cubrebocas y medicinas que nos prometen un escudo ante el contacto con el otro. O, como realizar un paro de actividades y evitamos enfocarnos en nuestro temor a la muerte.

Fuentes electrónicas:
http://www.latinpedia.net/Salud-y-medicina/histeria/Histeria-Mujeres-vs-Hombres-ad964.html
http://www.clarin.com/diario/2007/04/10/sociedad/s-02803.html
http://parahombres.com/el-numero-promedio-de-amigos-es-150
http://www.centroliber.com/Images/psicologia/25.-_Boletin_Semanal_Liber_19_de_Ene_09_Hipnosis_Ericksoniana_una_opci%C3%B3n_de_terapia_breve.pdf

Tomado de Infocerdo, segunda edición.

No hay comentarios: