28 jul. 2009

Democracia y Ciudadanía mexicanas (IV y última)



Ahora, en la alternancia política (2000) llegó Vicente Fox Quesada con un nuevo proyecto de nación que emocionó a varios intelectuales, empresarios, industriales y líderes de organizaciones mexicanas pero su plan se fue a la basura cuando se mostró tal como es y no como lo vendió el marketing político en la campaña electoral. Con Calderón pasa algo mucho peor, la ingobernabilidad se convierte en apellido de México entre los problemas de narcotráfico, desempleo, pobreza, servicios básicos, crisis económica, crisis de representatividad (voto nulo), etc., los mexicanos se sienten peor. A Fox se le acusó de gobernar con publicidad gubernamental pues Calderón ha gastado más (oficialmente), el último año de gestión gastó (oficialmente), o sea el 2006 el presupuesto era de 629,697,774 y se gastaron 671,799,619 con una diferencia de 42,101,845 de pesos. En 2007, año de gobierno calderonista, se presupuestan 524,610,538 y se gastaron 1,444,603,484 habiendo una diferencia de 919,992,946 de pesos. En 2008, originalmente se tenían 868,401,257 y se ejercieron 3,010,795,851 con una diferencia de 2,142,394,594 de pesos. Y en 2009 se tiene pensado gastar 1,875,758,681 habrá que ver como gasta el gobierno este año en el rubro de comunicación social, dado que es año electoral y se inician los posicionamientos para 2012, además esperar el informe semestral para conocer lo que lleva gastado.

Los mexicanos decimos que el gobierno pudo haber prevenido nuestros problemas con políticas públicas bien hechas, planes sexenales y que cada una de las dependencias gubernamentales tuviera bien estructurado sus planes y estrategias que tengan incidencia real en la situación nacional. Si analizamos la situación mexicana no se ha podido llegar a un bienestar de la población porque simplemente la población no ha estado presente en la discusión, se ha quedado al interior de su casa observando todo lo que pasa pero no ha tomado partido y si mentando muchas madres. El gobierno de la alternancia ha hecho todo mal, no ha podido consensar ideas básicas, que al menos servirían como golpes mediáticos para mantener contenta a la gente, como es el bienestar de la población que deberia ser una recurrente idea al interior del Congreso de la Unión. El presidente perdió la presencia de negociación y articulación de intereses entre grupos rivales y/o antagónicos. No ha podido negociar con las minorías para formar bloques de voto, tampoco ha podido impulsar reformas para un mejoramiento de las instituciones políticas, ¿son un desastre total porque nunca han gobernado?, por supuesto que es cierto pero es más cierto que no hay suficientes ciudadanos para abrir el debate y buscar un futuro acorde a nuestros intereses. ¿Acaso necesitamos ser pagados por grupos políticos o de poder para convertirnos en grupos de negociación; en demostraciones del poder que tiene otros y no los ciudadanos?, ¿sólo así somos capaces de actuar en conjunto, pagados y sirviendo a otros?

Se nos ha presentado una inmejorable manera de cambiar al país en beneficio de la población. Spencer hablaba del Derecho Divino como el legitimador de los regímenes medievales y su equivalente en la modernidad es el “voto efectivo”. No debimos permitir que el voto fuera nuestra única manera de participación política y el legitimador de la Democracia representativa, pero lo hicimos. Debimos organizarnos para formar una lucha popular con incidencia real en el debate político y la creación de políticas públicas, mediante la incorporación de agentes propios en la cúpula gobernante, preocupados por la población y no en sus negocios. Debemos hacer política práctica para consolidar la Democracia con el apellido, directa.

¿Qué hicimos, nos quedamos; cruzados de brazos; llorando por papá gobierno; añorando el viejo régimen; quejándonos por todo; culpando a todos menos a nosotros, tal como lo hacemos ahora con el PAN? Lo tachamos de mal gobernante (y es cierto) pero no es su culpa exclusivamente. El PRI y PRD no han hecho absolutamente más que echarle piedritas al costal para que llegue más que demacrado a elecciones federales (2009 y 2012). Y cuando tienen oportunidad se tiran propaganda negativa para ganar a esa masa que aún no sabe por quién votará.

Mexicanos al grito de guerra es una frase llena de sentimiento. Refleja la importancia (de acuerdo al discurso patriótico) para nuestro país de aquéllos que hicieron de lo imposible lo posible, de aquéllos que podemos llamar héroes. Para Luis Alberto Ayala, cuando habla del heroísmo en Calasso, encontramos esta cita: “El límite de lo posible es la propia gesta heroica. Jugar con el azar es jugar en el límite del límite. Siempre con la certeza de que en cualquier momento se puede caer en el abismo; pero también con la certeza de que si el abismo no nos estuviera esperando, nada tendría sentido”. ¿Por qué no arriesgarnos un poco? Se necesita de héroes, de personas audaces que se atrevan a brincar ese abismo y disfruten haciéndolo.

Acaso la pregunta que debemos hacer, en lugar de cuestionarnos por qué nos va tan mal; por qué tenemos todos los malos políticos en México; por qué siempre nos pasa lo malo; por qué nadie se preocupa por el país, la pregunta sería ¿Por qué no poner un anuncio diciendo: Se buscan personas audaces con tendencia al heroísmo calassoniano en México, porque de verdad los necesitamos… quizá en algún lugar remoto estén?… (sarcasmo).
José Angel Ramírez Hernández
8 de Junio de 2009

20 jul. 2009

Democracia y Ciudadanía mexicanas (III)


Veamos qué dice la opinión pública:

En cuanto a echarle la culpa a otro encontramos estos datos de La Consulta Mitofsky. Se le preguntó a quién se debe que le haya ido mejor este año. Para el 2008, 67.8% respondió que a uno mismo. Ahora a quién se debe que le haya ido mal, la respuesta más socorrida fue gobierno federal con 50.5%.

Mientras que en aceptación del gobierno calderonista tenemos estos datos:

Consulta Mitofsky
En su edición mensual de La consulta, conocida como consulta Mitosfsky, en el mes de abril, encontramos estos datos para este trabajo. La consulta hecha por esta casa encuestadora arroja los siguientes datos sobre la aprobación al gobierno federal calderonista.

Un 65.1% de los encuestados dijeron estar de acuerdo con el gobierno calderonista, un 32.8% dijeron estar en desacuerdo y sólo un 2.1% no contestaron. En la división por regiones encontramos que los encuestados aprueban el gobierno federal en el norte un 80%; en el bajío 65%; en el sur un 68%; y en el centro del país un 53%. En la sección de confianza en instituciones nos muestra a la presidencia de la república en un sexto lugar con una calificación promedio de 7.1 en una escala de 10.

Demotecnica
La empresa Demotecnia nos dio los siguientes datos, 6 de cada 10 encuestados dijeron que estamos igual o peor que antes desde que gobierna Felipe Calderón, esto se debe a la crisis económica sufrida en el país, ya que un 77% de las personas dijeron haber dejado de comprar algún producto. Encontramos que la forma de gobernar de Calderón un 48% dijo que lo hacía regular, un 27% que lo hacía bien y un 22% lo hacía mal.

En la pregunta cómo le ha ido a México desde que Calderón ascendió a la silla presidencial los porcentajes quedaron así: un 43% peor; un 21% bien; 21% igual de mal; 15% igual de bien. Sólo un 18% de los encuestados dice que el trabajo de Calderón tiene incidencia real en su voto el 5 de julio.

Parametría
Esta consulta nos muestra una aprobación del presidente en 74% donde las entidades con mayor aprobación son Colima (92%), Nayarit (89%) y Tamaulipas (88%). mientras las entidades con menor aprobación son Estado de México (61%), Distrito Federal (57%), Baja California (65%), Aguascalientes (65%) y Guerrero (67%), estas últimas entidades concentrando el 34% de la población.

El mayor nivel de creciemiento en la aprobación a Felipe Calderón ha sido en entidades donde gobierna el Partido Revolucionario Institucional (PRI), donde se ha pasado de un 74%, en agosto de 2007, a 79%, en marzo de 2009; y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) que ha pasado de un 68% de aprobación en 2007 a 75% en 2009.

GEA ISA
La consulta de GEA ISA nos muestra que un 47% aprueba al presidente, un 40% los desaprueba y 13% no sabe. Un 63% dice que las medidas tomadas por Felipe Calderón han sido insuficientes. Cuando se pregunta la opinión hacia el presidente en cuanto a su persona tiene un 64% de aprobación y 26% de desaprobación, pero cuando se le considera un gobernante un 45% lo favorece y un 44% lo desfavorece.

Sólo un 20% cree que es capaz de gobernar; un 23% dice se preocupa por el bienestar; un 17% cree que es capaz de resolver problemas; un 20% dice que respeta la legalidad; 18% piensa que es un gobernante honrado; y 17% dice es sincero en declaraciones. En cuanto al éxtio de su gobierno, los mayores niveles de aprobación se encuentran en el tema de seguridad y combate al narcotráfico, el mayor logro que tiene este gobierno es combate al narcotráfico con un 27% seguido de combate a la inseguridad (20%) y mejoramiento de la educación (20%). Con un 43% la gente cree que el gobierno cumple con el compromiso de dar más seguridad. Y un 27% cree que el mayor acierto es el combate al narcotráfico que contrasta con su desacierto de no crear empleos (17%).

Podemos ver que los datos contrastan y se sobreponen, así que la tarea de conocer la legitimidad del gobierno no es posible analizarla de manera objetiva, dados los intereses de cada una de las encuestadoras pero podemos observar que las posiciones polares están competidas.
José Angel Ramírez Hernández
8 de junio de 2009

18 jul. 2009

Democracia y Ciudadanía mexicanas (II)


¿Qué es y cuál es la diferencia entre un grupo de poder y uno de negociación y la relación de ésta con respecto al Sistema Político Mexicano? Un grupo de poder es aquélla minoría organizada con recursos financieros y humanos que tienen un plan y estrategias definidos y medidos para disputar la cúspide de la política, mientras un grupo de negociación persigue por unos momentos determinado objetivo y su manifestación es la estrategia o móvil del grupo de poder, podríamos hablar de una demostración de poder por parte del grupo de poder. En un régimen autoritario podemos observar una característica determinada que es la cercanía de la clase política con respecto a la élite económica. En un gobierno liberal la clase política actúa con autonomía hasta cierto punto, debido a la fuerza que le da a los políticos el respaldo de un grupo organizado y con capacidad de negociación, lo contrario lo encontramos en un gobierno autoritario o totalitario. Tenemos (independientemente del concepto Estado) una materialidad del Estado, que no es otra cosa que las instituciones y procedimientos por los cuales se puede acceder al poder político. Esta materialidad del Estado es el campo de batalla de estos grupos y cada uno coloca a sus peones y recursos monetarios como mejor le acomoden a sus intereses y planes, entonces si son capaces de trepar totalmente al gobierno comenzarán a crear autoritariamente políticas públicas a su favor, ya que habrán impuestos sus intereses y hasta la nueva reformulación o efecto cíclico del sistema se encontrará una nueva competencia. En Mosca encontramos el ejemplo de un gobierno autoritario, una clase política que domina hecha a partir de la élite económica y en Poulantzas encontramos esta lucha de minorías organizadas, sin mencionar que nos habla de la élite económica como la hacedora de política y los políticos como meros operadores.

Esta reformulación del sistema político acabo llevándonos a una partición del poder político y con miras a una lucha equitativa en contra de lo que fue el régimen priista autoritario, que si bien no fue malo, sí fue poco participativo y democrático. Para Sartori, el policentrismo, junto a libertad de expresión y pensamiento, es un elemento anterior a la constitución de una Democracia, el punto es que debe haber una serie de grupos organizados que compartan los intereses, a estos usualmente se les llama ciudadanos. El mexicano tiene serios problemas con respecto a preocuparse por el otro, los datos arrojados demuestran que al mexicano no le importa que le pasé al otro, debido a la desconfianza que sufre la población mexicana, un 82% dice que no sabe en quién confiar hoy en día, contra 16%. El 79% de los encuestados dijeron que a la mayoría de la gente no le importa que le pase a los demás, frente a un 19% que dice lo contrario.

Ahora, todos decimos que el gobierno tiene la culpa, si algo pasa todo recae en la cúpula gobernante, quizá se tenga razón. Por algo existe la clase política, porque los ciudadanos o pobladores promedio no somos capaces de tener, y mucho menos, instrumentar herramientas para el desarrollo económico-social de una población. También es interesante observar el nivel de aceptación que tiene el actual gobierno federal.
José Angel Ramírez Hernández
8 de junio de 2009

16 jul. 2009

Democracia y Ciudadanía mexicanas (I)


Dicen que soy héroe,
yo débil, tímido, casi insignificante,
si siendo como soy hice lo que hice,
imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos.
Mahatma Gandhi

En México sufrimos de todo, al menos eso piensa la mayoría de los habitantes del país. No nos encontramos en la mejor situación y esto se refleja en la opinión pública, de acuerdo a la consulta Mitofsky en su boletín del mes de abril de 2009, el 41.3% piensa que el principal problema es la crisis económica; el 19.9% que es la inseguridad; y el 14.4% el desempleo. En el actual periodo sufrimos por distintas índoles (pobreza, desempleo, inseguridad, corrupción, crisis económica de representatividad, etc.) pero muchos nos seguimos preguntando a qué se deberá… ¿Por qué siempre estamos jodidos? Este escrito tiene la función de hacer una reflexión sobre nuestros problemas de manera crítica.

La crisis económica se percibía desde hace dos años e hicimos caso omiso al llamado, ahora tenemos consecuencias que se prolongarán por un largo periodo –quizá finales de 2010, en el mejor de los escenarios–, en el primer trimestre tuvimos una caída de 8.2% del Producto Interno Bruto (PIB) y se espera una contracción de 5.8% del PIB este año, aunque todavía es pronto para definir una cifra, dado que estamos atravesando apenas el segundo trimestre del año y desde enero se hablaba de un caída del 3%. Otro problema es la decadencia del régimen político (instituciones políticas) que no se adecúa a la nueva dinámica del sistema político (actores políticos) y los actores políticos comienzan a avanzar hacia sus trincheras en busca de la protección de sus intereses llevándose a la ciudadanía entre las patas, lo que está ocasionando el resurgimiento de un sistema autoritario. Más adelante argumentaré el porqué.

Después de la lucha armada que se desató en 1910, por la petición de Francisco I. Madero de elecciones limpias y el reconocimiento de su victoria para ser presidente de la República4 en 1929 con el control absoluto de Plutarco Elías Calles después que en 1928 ordenara asesinar a Alváro Obregón, impone a Emilio Portes Gil (1928-29); a Pascual Ortiz Rubio (1929-32); y a Abelardo Rodríguez (1932-34) en la presidencia del país. En 1929, funda el Partido Nacional Revolucionario (PNR) que aglomeraba a los caudillos más importantes de todo el país, al periodo se le conoce como Maximato, dado que Elías Calles era el jefe máximo de la Revolución y quien controlaba la política nacional hasta que Lázaro Cárdenas lo corre del país en 1936. Para 1938 es necesaria una reconstrucción de las instituciones políticas callistas, entonces se forma el partido oficial: Partido de la Revolución Mexicana (PRM) que aglomeraba a los grupos sociales más grandes del país (militares, obreros, campesinos y clase media), quienes son cooptados por medio de prebendas. Éste durará hasta 1946 que las condiciones económicas, políticas y sociales en el país requerirán de una nueva dinámica en la política, ese año es formado el Partido Revolucionario Institucional (PRI) que comenzaría a perder el poder político hasta el año 1997 cuando en la cámara de diputados sólo obtiene el 47.8% de 500 curules (239 escaños). Y para el 2000 pierde el símbolo de su poder máximo por 71 años en el país: El Ejecutivo Federal (Presidencia).

Como hemos visto el abuelo (PNR) y padre (PRM) del PRI lograron mantener su hegemonía, esto gracias a que supieron leer el mundo de la política, o sea, sabían donde debían posicionarse, en concordancia con los eventos económicos, políticos y sociales del momento. Desde 1942 se comienza a observar una diferencia entre los presupuestado y lo ejercido pero entre 1960 y 1971 se ven cambios drásticos ya que el desarrollo del país permite gastar más, el promedio oscila entre 1,000% y 2,000%. Esto se vuelve más visible con Luis Echeverría quien comienza a manejar exorbitantes presupuestos y adquiere varios prestámos a nombre de la nación, habiendo una diferencia entre el gasto presupuestado y ejercido entre 100% y 200% para el sexenio,lo que causó mayor deuda para México. Además la política pública nacida en el sexenio echeverrista –un neoliberalismo temprano o inacabado–, de venta de mano de obra no calificada o semi calificada en detrimento del desarrollo de la industria y campo mexicano, dejó a la población en serias desventajas. Al 2007, la deuda mexicana era de 3 billones 358 mil 223 millones de pesos, o sea, en promedio cada mexicano debe pagar 31 mil 983.1 pesos.

Es por ello que el presidente comienza a perder su fuerza de mandato y la oposición se fortalece. En el período de 1997 a 2003, durante la LVII legislatura, se da una reformulación de los poderes fácticos y los grupos de negociación se convierten en grupos de poder, ya que su actuación dentro de los Poderes de la Unión adquiere más fuerza. Como La Confederación de Cámaras Industriales (CONCAMIN), La Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), El Consejo Coordinador Empresarial (CCE), importantes órganos para el desarrollo industrial y empresarial en México, que en esos años pugnaron por la supresión del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y agravar el consumos mediante el Impuesto al Valor Agregado (IVA), lo que en otro periodo hubiera sido imposible.
José Angel Ramírez Hernández
8 de junio de 2009

P.D. Decidí hacer un trabajo mucho más académico al que trabajé en Infocerdo y aquí está, por problemas técnicos no pude añadir todas las citas que le hice al escrito.