16 jul. 2009

Democracia y Ciudadanía mexicanas (I)


Dicen que soy héroe,
yo débil, tímido, casi insignificante,
si siendo como soy hice lo que hice,
imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos.
Mahatma Gandhi

En México sufrimos de todo, al menos eso piensa la mayoría de los habitantes del país. No nos encontramos en la mejor situación y esto se refleja en la opinión pública, de acuerdo a la consulta Mitofsky en su boletín del mes de abril de 2009, el 41.3% piensa que el principal problema es la crisis económica; el 19.9% que es la inseguridad; y el 14.4% el desempleo. En el actual periodo sufrimos por distintas índoles (pobreza, desempleo, inseguridad, corrupción, crisis económica de representatividad, etc.) pero muchos nos seguimos preguntando a qué se deberá… ¿Por qué siempre estamos jodidos? Este escrito tiene la función de hacer una reflexión sobre nuestros problemas de manera crítica.

La crisis económica se percibía desde hace dos años e hicimos caso omiso al llamado, ahora tenemos consecuencias que se prolongarán por un largo periodo –quizá finales de 2010, en el mejor de los escenarios–, en el primer trimestre tuvimos una caída de 8.2% del Producto Interno Bruto (PIB) y se espera una contracción de 5.8% del PIB este año, aunque todavía es pronto para definir una cifra, dado que estamos atravesando apenas el segundo trimestre del año y desde enero se hablaba de un caída del 3%. Otro problema es la decadencia del régimen político (instituciones políticas) que no se adecúa a la nueva dinámica del sistema político (actores políticos) y los actores políticos comienzan a avanzar hacia sus trincheras en busca de la protección de sus intereses llevándose a la ciudadanía entre las patas, lo que está ocasionando el resurgimiento de un sistema autoritario. Más adelante argumentaré el porqué.

Después de la lucha armada que se desató en 1910, por la petición de Francisco I. Madero de elecciones limpias y el reconocimiento de su victoria para ser presidente de la República4 en 1929 con el control absoluto de Plutarco Elías Calles después que en 1928 ordenara asesinar a Alváro Obregón, impone a Emilio Portes Gil (1928-29); a Pascual Ortiz Rubio (1929-32); y a Abelardo Rodríguez (1932-34) en la presidencia del país. En 1929, funda el Partido Nacional Revolucionario (PNR) que aglomeraba a los caudillos más importantes de todo el país, al periodo se le conoce como Maximato, dado que Elías Calles era el jefe máximo de la Revolución y quien controlaba la política nacional hasta que Lázaro Cárdenas lo corre del país en 1936. Para 1938 es necesaria una reconstrucción de las instituciones políticas callistas, entonces se forma el partido oficial: Partido de la Revolución Mexicana (PRM) que aglomeraba a los grupos sociales más grandes del país (militares, obreros, campesinos y clase media), quienes son cooptados por medio de prebendas. Éste durará hasta 1946 que las condiciones económicas, políticas y sociales en el país requerirán de una nueva dinámica en la política, ese año es formado el Partido Revolucionario Institucional (PRI) que comenzaría a perder el poder político hasta el año 1997 cuando en la cámara de diputados sólo obtiene el 47.8% de 500 curules (239 escaños). Y para el 2000 pierde el símbolo de su poder máximo por 71 años en el país: El Ejecutivo Federal (Presidencia).

Como hemos visto el abuelo (PNR) y padre (PRM) del PRI lograron mantener su hegemonía, esto gracias a que supieron leer el mundo de la política, o sea, sabían donde debían posicionarse, en concordancia con los eventos económicos, políticos y sociales del momento. Desde 1942 se comienza a observar una diferencia entre los presupuestado y lo ejercido pero entre 1960 y 1971 se ven cambios drásticos ya que el desarrollo del país permite gastar más, el promedio oscila entre 1,000% y 2,000%. Esto se vuelve más visible con Luis Echeverría quien comienza a manejar exorbitantes presupuestos y adquiere varios prestámos a nombre de la nación, habiendo una diferencia entre el gasto presupuestado y ejercido entre 100% y 200% para el sexenio,lo que causó mayor deuda para México. Además la política pública nacida en el sexenio echeverrista –un neoliberalismo temprano o inacabado–, de venta de mano de obra no calificada o semi calificada en detrimento del desarrollo de la industria y campo mexicano, dejó a la población en serias desventajas. Al 2007, la deuda mexicana era de 3 billones 358 mil 223 millones de pesos, o sea, en promedio cada mexicano debe pagar 31 mil 983.1 pesos.

Es por ello que el presidente comienza a perder su fuerza de mandato y la oposición se fortalece. En el período de 1997 a 2003, durante la LVII legislatura, se da una reformulación de los poderes fácticos y los grupos de negociación se convierten en grupos de poder, ya que su actuación dentro de los Poderes de la Unión adquiere más fuerza. Como La Confederación de Cámaras Industriales (CONCAMIN), La Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), El Consejo Coordinador Empresarial (CCE), importantes órganos para el desarrollo industrial y empresarial en México, que en esos años pugnaron por la supresión del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y agravar el consumos mediante el Impuesto al Valor Agregado (IVA), lo que en otro periodo hubiera sido imposible.
José Angel Ramírez Hernández
8 de junio de 2009

P.D. Decidí hacer un trabajo mucho más académico al que trabajé en Infocerdo y aquí está, por problemas técnicos no pude añadir todas las citas que le hice al escrito.

No hay comentarios: