7 oct. 2009

El gobierno de la alternancia política y su comunicación social (I)



El arte de la escucha efectiva es esencial para una comunicación clara, y una comunicación clara es necesaria para la gestión de éxito.
James Cash Penney (Empresario norteamericano)

Resumen: La investigación gira en torno al gasto gubernamental en comunicación social, cuál debería ser la función de este medio; cuáles son las cifras del gasto; y, en qué podría gastar el gobierno ese dinero en el desarrollo de la población.
Abstract
: The Investigation revolve around govermental expense in social communication, which should it be its function; which are expense´s data; and, what goverment could spend that money in.


Introducción

Todo el siglo XX fue dominado ampliamente por el Partido Nacional de la Revolución (PNR) creado en 1929 por Elías Calles; por el Partido de la Revolución Mexicana (PRM) creado en 1938 por Lázaro Cárdenas; y por el Partido de la Revolucionario Institucional (PRI) creado en 1946. La formación de un sistema político, el fortalecimiento de un régimen político y la decadencia de ambos se dio en casi un siglo. Ahora estamos frente a la reformulación de las instituciones y nuevas posiciones de los actores políticos mexicanos. En el 2000, la alternancia política llegó al país, el Partido Acción Nacional (PAN), que durante 69 años fue la oposición ferrea del priismo, llegó a la cúspide del poder político. Se tenían grandes expectativas para este nuevo gobierno, se pensaba en un cambio radical de la situación nacional mediante una revolucion de terciopelo. Muchos quedaron decepcionados porque la salida del PRI se esperaba fuera por la izquierda revolucionaria, en cambio ésta salió por la derecha moderada pero había que esperar los resultados gubernamentales de estos revolucionarios de derecha.

Hasta el momento hemos tenido sólo dos presidente de este partido político pero ninguno ha dejado buena imagen, aquel partido político que luchaba por los derechos ciudadanos y una sociedad con más equidad se quedó en el siglo pasado porque el panismo retomó la vieja usanza del PRI y el actual gobierno no tiene buena impresión entre los mexicanos, es más, la gente extraña tanto al PRI que para las elecciones intermedias de 2009 y elecciones presidenciales de 2012 se esperan resultados positivos para el tricolor, a pesar de los malos comentarios que sufrieron desde la década de los 80´s.

Durante el sexenio foxista al presidente Vicente Fox Quesada se le criticó duramente por la manera desmesurada en que usó la comunicación social para aumentar la aceptación de su imagen y su gobierno. Fox fue el ejemplo más claro en México de un gobernante (muy) mediocre que sobrevaloró la imagen ante los hechos y acciones gubernamentales. Prefirió pagar millones de pesos del erario público en medio masivos que actuar conforme a las facultades y su deber como máximo gobernante de este país. El presidente se fue y la población se quedó con un mal sabor de boca ante su pésima actuación, pasando Fox a la historia como el Ejecutivo Federal más estúpido que haya tenido México.

Con la controvertida llegada de Felipe Calderón Hinojosa (FeCal) a la silla presidencial y buena parte de la población apoyando a Andres Manuel López Obrador (AMLO), Calderón Hinojosa se vio obligado a echar mano de la comunicación social para mejorar su imagen y acción. Calderón no fue bien recibio pero con el tiempo la voz de AMLO fue quedando en el olvido y sólo como un recuerdo de la Democracia fallida en el país. Ahora FeCal hace uso exagerado del erario público para pagar a las dependencias federales del ejecutivo gastos extraordinar, incluso superando a Vicente Fox.

La investigación circulará en cuatro ejes. Uno, retomar la importancia de la comunicación social y como ésta ha mutado en mero marketing en una democracia que no está consolidada como la mexicana. Dos, veremos la opinión de la gente con respecto a este gobierno federal como resulta muy difícil salir a la calle a preguntarles y sería muy parcial el resultado porque lo cerrariamos a determinada población y área, así que optaremos por revisar los sondeos más recientes al respecto para conocer con un poco más de seguridad lo que piensa la gente. Tres, los datos duros del gasto gubernamental en comunicación social, para este trabajo se revisó la cuenta pública, algunos documentos oficiales y retomar la investigación que ha presentado la organización civil Fundar. Y cuatro, como una manera de jugar con los datos obtenido de la investigación me pregunté: ¿qué se podría hacer con el dinero gastado en comunicación social?, y ¿sería más fácil gastar el dinero del erario en acciones gubernamentales con efectos positivos en el desarrollo de la población para mejorar la imagen o pagarle a los medios masivos? Eso lo veremos más adelante.

La comunicación social

Debemos hacer una aclaración con respecto a la comunicación social, ya que puede resultar contraproducente para la investigación el no aclararlo. El concepto se entiende en distintas maneras, aquí sólo utilizaremos la idea en estos términos:

Lo observado en las direcciones generales de comunicación social, de dependencias de instituciones como universidades, gobiernos estatales y municipales, y claro cada una de las dependencias del ejecutivo federal, es que son enlaces para informar a la población de las acciones de la institución o noticias sobre intereses de la comunidad. La comunicación social debe de informar a la población meta las acciones gubernamentales llevadas acabo e informarlos en todo momento con veracidad y crítica. Para Sartori los elementos que ayudan a constituir democracias son el policentrismo, la libertad de pensamiento y la libertad de expresión, así que abrir el diálogo con participación es fundamental. Para un país que se asume como democrático la comunicación debería abrir el diálogo entre los ciudadanos, la cúpula gobernante, instituciones y demás actores interesados porque la libertad de expresión no siempre es efectiva si solamente se menciona al aire, sino que debe haber espacios públicos que abran sus puertas a cualquier ciudadano, de tal manera que se evite la injerencia de los medios de comunicación con intereses.

El término de comunicación social tiene que ver meramente con entidades de gobierno y los canales por donde fluye la información de las acciones emprendidas. En los régimenes meramente democráticos (teóricamente) podríamos acuñar el término de comunicación social porque las características ideales de estas unidades de enlace entre interesados y directivos son totalmente compatibles pero en los régimenes autoritarios o régimenes con baja participación podemos encontrar la comunicación social mutada a marketing de gestión o mejor conocida como propaganda gubernamental que no es otra cosa que la proliferación en los medios de comunicación acerca de los logros del gobierno, de tal manera que la somete o la seduce. Se cierra sólo en aumentar el índice de popularidad con propaganda de la gestión gubernamental y todo lo que aparece en los medios son logros, muchas veces sin datos como lo podemos ver en los spots del gobierno mexicano que se transmiten con frases como vivir mejor y lucha contra el narcotráfico que dan una connotación de fuerza y progreso, pero los datos sobre el desarrollo del país en estos sectores es nulo.

Lamentablemente, este fenómeno social se encuentra en democracias con baja participación ciudadana y desinterés de las acciones gubernamentales porque no se le exige al gobierno la información y da pauta para hacerse publicidad.

Ahora, ¿qué pasa en México? El gobierno panista a su llegada a la presidencia esperaba un cambio en la forma de gobernar, mediante reformas estructurales. Pero los mexicanos no han obtenido lo que han deseado y lo demuestra el creciente denuesto al actual gobierno federal. Por ello, Felipe Calderón Hinojosa ha implementado la política de atacar a los mexicanos con spots y propaganda publicitarios por los medios más socorridos por la gente como la televisión, radio, prensa escrita y medios electrónicos, sobre todo éste que ha venido teniendo una aceptación desmesurada. Los datos los veremos más adelante.

La comunicación social en el país ha pasado de ser un medio de información a un medio de legitimación, mientras se gasta más en comunicación social se deja de lado a programas de desarrollo y bienestar social de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). Por todos lados vemos, escuchamos y observamos anuncios en el metro, revistas, periódicos, TV, radio e internet. Lo que hace más interesante a este año para el gasto gubernamental es lo que llega a gastar el gobierno en programas de ayuda social y comunicación social en busca de una mejoramiento de la imagen de la clase gobernante en turno y legitimarse de nuevo en el cargo. Habría que poner mucha atención a los subjercicios un año anterior a los comicios, el incremento en los proyectos de egresos y el uso desmedido en sectores donde no impacta de manera positiva a la población para su desarrollo.

Tenemos que poner mucha atención, también, en la crisis que se hizo presente desde noviembre pasado y los posibles déficits en el gasto, se habla en este momento de un hoyo para los egresos de 2010 de aproximadamente 300 mil millones de pesos, lo que no podría salir de los las ventas de barriles de petróleo dado que se cotizan tan bajo. Lo único que se le ha ocurrido al gobierno es cargarle más impuestos a la población con la ampliación de la base de contribuyentes y agravar todo el consumo, pero a los sectores industriales y de servicios exigen no se les toque. Es inaudito que estando en estas condiciones de crisis económica la clase política haga tan poco y se remita sólo a gastar más dinero en mejorar su imagen en detrimento del trabajo que tiene que hacer como gobernantes.
José Angel Ramírez Hernández
29 de mayo de 2009

No hay comentarios: