15 nov. 2010

Legislación cinematográfica en México


En México recita una frase: las reglas se hicieron para romperlas. ¿Por qué los marcos jurídicos existentes se rompen, violan y transgreden? Ley aprobada y publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) se vuelve burla por parte de sectores sociales, aún cuando tiene “buenas” intenciones, y peor aún, ni siquiera es acatada por las autoridades...

Las leyes son ordenamientos que establecen una manera parcial, objetiva y transparente de dirimir conflictos, debido al conocimiento de normas y sanciones de ambas partes. También permite establecer reglas de operación para una cuestión específica respecto a la vida de la población.

Las normas son necesarias para cualquier sociedad, el punto a discutir en este ensayo es dar una explicación a la inoperancia de las leyes mexicanas y por qué especifícamente la Ley Federal de Cinematografía y Ley de Fomento del Cine Mexicano en el Distrito Federal no dan los resultados que esperaban con su entrada en vigor.

Existen dos problemas de legitimación de las normas, uno en la población, otro en las autoridades. Los agentes que no la obedecen incitan a otros, causando que la dirimición de conflictos sea informal y/o ílicita, transgrediendo los marcos institucionales.

El jurista italiano, Giorgio Del Vecchio, decía que las costumbres son etapa embrionaria de las leyes, si se intenta imponer una nueva forma de actuar que nos parece tan común y teniendo como supuesto que la autoridad funcione como brazo coercitivo y coactivo de la ley, las cárceles estarían llenas y cada tris sería momento de violación a la ley (Vecchio en García, 1940, págs. 25-35).

En una situación así, lo que pasaría es que la autoridad no sería capaz de mantener el Estado de Derecho, que es un compromiso con los marcos jurídicos (jerga de la Democracia moderna), se necesita, en inicio, de coercitividad y coactividad sino las leyes serían llanamente un papel, lo que obliga a obedecerlas es la capacidad estatal para penalizar (Bobbio en Fernández, 1996, págs. 203-214).

Ello puede llevarnos a un colapso estatal, ya que la excesiva presión sobre la población ocasión opresión y tiranía. Maquiavelo hace una clara diferencia entre República y Principado, ésta heredada por el árbol genealógico, aquélla obtenida en base a la fuerza. Lo que hay que hacer para no perder el dominio es no oprimir y respetar a la población en sus costumbres, dejar que se comporten como acostumbran y normativizar su actuar. En todo caso, el mismo pueblo puede orquestar o coadyuvar a la caída del gobernante (Maquiavelo, 1513).

En una constitución lo que permitirá la eficacia de las leyes sería plasmar los intereses de los grupos fácticos (Lasalle, 1862) que pondrían a disposición del Estado sus recursos y fuerza para generar una centralización de poderes sociales y económicos, y generar poder político.

El poder político se genera de la conjunción y concentración de poder social y económico de una parte de la población para crear un fuerte centro de poder que domine y neutralice a las periferias renuentes a la autoridad de los que forman parte de ese nuevo escalafón.

Sólo después de haber fortalecido las instituciones con mecanismos coercitivos y coactivos, la población se acostumbra a vivir dentro del marco de Derecho, así, con el estreno de una nueva ley se dan los resultados deseados, ya que la población ha pasado de un estado de dominación tradicional (fuerza) a uno moderno (ideológico) por el condicionamiento (Poulantzas, 1986).

El materialismo diálectico nos dice que existen dos caras del Estado la visible e invisible, en este caso sólo nos ocuparemos de la segunda, donde se resguardan los grupos de poder que imponen sus ideas e instituciones a partir de la “conquista” del Estado (Osorio, 2004), así se le da difusión a las ideas que le permiten empoderar al grupo, grupos o coaliciones de burgueses en el poder.

Así, si los poderes fácticos pretenden hacer marcos jurídicos que preserven sus intereses necesitan echar mano de las instituciones sociales que vociferan las creencias, ideas y valores del grupo dominante en el Estado para que sea aceptada en la población (Migdal, 2001), claro con el condicionamiento de la sociedad hacia las leyes de por medio.

Si se piensa que las leyes existen para imponer un orden y dar resultados de “mejoramiento” en las acciones civiles, significa que el proceso debe estar acompañado de un condicionamiento de la población que se sujete a lo dispuesto por las autoridades para legitimar el marco jurídico; la aprobación de los grupos de poder que usarán recursos y fuerza para legitimar y apoyar la aceptación de las normas entre la población; y las instituciones que reforzarán la legitimidad con penalización para su acatamiento, y esparción de las creencias, ideas y valores para su aprobación.

Si seguimos pensando que sólo con leyes se puede gobernar sin mirar los procesos de la máxima estructura de dominación, se fracasara en la búsqueda de resultados... Así, sin más, los resultados en los campos de estudio, producción, rescate y conservación no llegan a la cinematografía nacional porque los principales actores y factores estructurales se desarrollan en torno a la comercialización y exhibición.

Me parece que si se quiere potencializar el cine mexicano lo que se debe hacer es buscar la legitimidad de las élites y seducirlos con las ventajas y beneficios de contar con una industria cinematográfica nacional, para que pongan a diposición recursos y presionen al gobierno.

José Angel Ramírez Hernández
13 de julio de 2010

Fuentes:
Fernández, José (1996), Norberto Bobbio: El filósofo y la política. Antología. México, D.F. FCE.
García, Eduardo (1940), Introducción al Estudio del Derecho. México, D.F. Editorial Porrúa.
Lasalle, Ferdinand (1862), Qué es una constitución. México, D.F. Grupo Editorial Exódo.
Maquiavelo, Nicólas (1513), El príncipe. México, D.F. Ediciones Coyoacán.
Migdal, Joel (2001), State-in-Society. Studyng how states and societies transform and constitute one another. USA, Cambridge University Press.
Osorio, Jaime (2004), El Estado en el centro de la mundialización. México, D.F. FCE.
Poulantzas, Nicos (1969), Poder Político y Clases Sociales en el Estado Capitalista. México, D.F., Siglo XXI editores.
Poulantzas, Nicos (1986), Estado, Poder y Socialismo. México, D.F. Siglo XXI editores.

30 oct. 2010

Recomenzar...

Después de alejarme del ejercicio de la escritura (pública); superar el trauma que no sirvo para el periodismo; saber que en Política no se puede hacer mucho porque los problemas son estructurales, no de conciencia ni de voluntad; iniciar el análisis de los temas que me interesan para especializarme; y dedicarme a estudiar (en serio), he decidido volver a escribir artículos de opinión, quisiera escribir uno por semana, veremos si es posible hacerlo.

Aquí les dejo este texto que escribí a mediados de año con un nuevo enfoque, lo escribí para un diplomado de cine.

José Angel Ramírez
30 de octubre de 2010

Política, Ideología y Cine


A partir de un modelo sociológico del Estado, se ubica y establecen funciones y características del cine como una institución social que pregona un discurso, el discurso proviene del Estado, grupos de poder y/o grupos civiles que pueden alinearse o contraponerse, que luchan y tratan de imponer creencias, ideas y valores.

Joel Migdal, catedrático de la Universidad de Washington, formuló a partir de un trabajo revisionista de la Sociología del Estado y tipos de dominación de Max Weber, un modelo teórico de análisis del Estado, así pretende encontrar las relaciones de poder político, funcionamiento, características y conformaciones.

El modelo no sólo funciona para un momento y espacio determinados, sino que con datos históricos y el apoyo de algunos teóricos de la evolución del Estado Moderno podemos determinar cómo se han movido las variables, actores y estructuras.

Así que podemos especificar dentro del modelo, funciones y características generales del cine como parte del aparato de dominación ideológica o en concepciones del autor como instituciones sociales que dispersan ideas y creencias con el fin de mantener el control por parte del centro de poder político.

También el estructuralismo marxista con su aguda perspectiva sociológica de los problemas políticos pone a nuestra disposición conceptos teóricos para comprender el funcionar variable y específico de cada sistema.

El Estado es una formación de instituciones supra jurídico-políticas que tiene la capacidad de formar instituciones sociales, el Estado tiene nacimiento en el seno de la sociedad, la sociedad no vista como contraposición o distinta al Estado, como lo hacen muchos teóricos de la democracia liberal, sino como formulante de la misma.

En la sociedad existe poder por doquier, quiénes tienen más fuerza pueden hacer lo que quieran, pero si estos poderes se unen conforman centros de poder más grandes y por lo tanto más dominantes, así es como surge el Estado, es la conformación del poder económico y social que da nacimiento a un nuevo nivel: el jurídico-político.

La supra estructura llamada Estado legitima, reglamenta y domina el grueso del sistema, dado que es el mayor centro de poder existente. Se ubica en el centro y a pesar que es el fuerte, no impide que se formen otros grupos en la periferia que puedan contender por el centro.

Su eje de fuerza se basa en el ejército o capacidad de fuego para aplacar concentraciones de poder alternas o la fuerza institucional de un Estado para dominar y legitimarse en un sistema. Todo depende del momento histórico del aparato estatal, si necesita una autoridad tradicional (fuerza) o moderna (dominación ideológica).

Fundamentalmente el Estado tiene 3 funciones:
1.Hace pasar intereses privados como generales.
2.Condensa las relaciones de poder y destruye o margina las alternas.
3.Reproduce a la sociedad económica y socialmente. (Osorio, 2004, pag. 20)

Así podemos reconocer dos caras del Estado, una oscura o de juego de espejos, donde se esconden los grupos de poder, lo que es más cómodo para manejar sus posicionamientos y evitar la personificación del Estado, perdiendo fuerza institucional.

Y la parte visible donde se encuentran las instituciones formales, funcionarios públicos que las manejan, y reglamentos y leyes que los regulan.

Así, el Estado es capaz, mediante las instituciones jurídico-políticas y sociales de pregonar ideas, creencias y valores que dan la pauta a la legitimación del Estado en un nivel cognitivo o de condicionamiento y que es reforzado por la fuerza o violencia legítima.

Estas ideas, creencias y valores permiten la legitimidad en el poder de un grupo de la burguesía que domina. También pueden deshacer uniones de poder en la periferia para que éstas no atenten contra el Estado o alguna de sus instituciones.

El cine como institución social que permite dominación e insurgencia mediante un discurso permite que estos grupos de poder dominantes que están escondidos en la parte oscura del Estado usan al cine como instrumento empoderar sus ideas que permitan el desarrollo de su sector económico o alcance de sus objetivos.

Para Nancy Fraser en la esfera de lo público existen arenas contradiscursivas donde las posiciones ideológicas se baten con elementos retóricos cada una (Fraser, 1991, 23-58), así se da esta batalla por parte del centro y las periferias, ambas defendiendo y acrecentando su influencia.

La fortaleza y estrategia de los centros permite la cooptación o desaparición de aquellas uniones que no forman parte de la hegemonía en el poder, que transgreden el sistema dominante y no respetan los ejes institucionales, que no destruyen el Estado y por lo tanto no se dan pasos atrás en su desarrollo de dominación.

José Angel Ramírez Hernández
7 de junio de 2010

Bibliografía:
Fraser, Nancy (1991), 'Repensar el ámbito público: una contribución a la crítica de la democracia realmente existente' en Debate Feminista. Marzo 1993 (7), pp 23-58, México, D.F.
Migdal, Joel (2001), State-in-Society. Studyng how states and societies transform and constitute one another. USA, Cambridge University Press.
Osorio, Jaime (2004), El Estado en el centro de la mundialización. México, D.F. FCE.
Poulantzas, Nicos (1969), Poder Político y Clases Sociales en el Estado Capitalista. México, D.F., Siglo XXI.

7 mar. 2010

Matrimonio homosexual: Llega tarde


El 21 de diciembre de 2009, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (DF) aprobó la iniciativa para el reconocimiento del matrimonio homosexual. En la que se modifican los artículos 146 y 391 del Código Civil del DF que entró en vigor este mes.

Baja California, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Sonora, Tlaxcala y la Procuraduría General de la República (PGR) promovieron un juicio ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para no reconocer las uniones matrimoniales en sus estados que se realicen en la capital, a lo que magistrados respondieron con una negativa.

En 2004, Cánada, España y México discutían los enlaces coyungales homosexuales. Los 2 primeros lo lograron en 2005, mientras los mexicanos lo rechazaron y sólo se consiguió la protección de homosexuales en sociedades de convivencia, así, el establecimiento de la Ley de Sociedad de Convivencia para el Distrito Federal en 2006.

En febrero de 2005, Parametría, de Francisco Abundis, hizo una encuesta donde los mexicanos rechazan las uniones homosexuales en 52%; las aprueban en 15%; no están en contra ni a favor en 28%, el resto no contestó.

La conservadora sociedad mexicana no blindó la posición de legisladores que apoyaban la iniciativa, frente a la posición más recalcitrante y conservadora de la población. Ello causó que se diera vuelta atrás en el proceso legislativo.

La discriminación se mostraba a través de la criminalización y/o patologización de la homosexualidad. Para ejemplos históricos tenemos:

1)En 1895 se procesó a Oscar Wilde, uno de los más importantes escritores ingleses, por actos de indecencia, ya que éste había escrito una carta afectuosa a otro hombre.
2)En México, 1901, se encarcelaron a 42 personas por actos de indecencia, 19 de ellos fueron detenidos con vestimenta de mujer, cuando presentaron a los “delincuentes” sólo contaron 41, ya que se sospecha uno de ellos, Ignacio De la Torre, era yerno del entonces gobernante Porfirio Díaz.
3)La homosexualidad fue vista como un desorden mental hasta 1974 que la Asociación Americana de Psiquiatría la quitó de su Diagnostic and Statiscal Manual of Mental Disorders (DSM).

Debe hacerse la diferencia entre sociedad de convivencia y el matrimonio, y en menor medida la sociedad coyungal:

1)La sociedad de convivencia es el contrato regulado por el gobierno que protege, solamente, derechos de tutelaje, sucesorios y alimenticios en una pareja. En esencia es el embrión de la diversificación de la convivencia social.
2)El matrimonio es la expresión jurídica del deseo de vivir con otra persona con una carga simbólica de valores e ideas que protege derechos de tutelaje, planificación familiar, manutención, sucesorios y alimenticios en una pareja.
3)El matrimonio, usualmente, conlleva al establecimiento de sociedades conyugales que regulan los bienes de la pareja.

Los primeros países en proteger sociedades de convivencia en el mundo fueron:
1)Dinamarca, 1989;
2)Washington DC, 1992;
3)Noruega, 1993;
4)Australia, Groelandia e Israel, 1994;
5)Suecia e Islandia, 1995;
6)Sudáfrica y Hungría, 1996;
7)Hawaii, 1997;
8)Países Bajos y la Comunidad Autónoma de Cataluña, 1998;
9)Alemania, Francia y Portugal, 2000;
10)Suiza y Vermont, 2001;
11)Finlandia y Nueva Zelanda, 2002;
12)Croacia y Buenos Aires, 2003;
13)Brasil, Nueva Jersey y Maine, 2004;
14)Inglaterra y California, 2005;
15)México, 2006.

Los primeros países en permitir el matrimonio homosexual fueron:
1)Países Bajos, 2001;
2)Bélgica, 2003;
3)Massachusetts, 2004;
4)España y Cánada, 2005;
5)Sudáfrica, 2006;
6)Connecticut, 2008;
7)Noruega, Suecia, Iowa, Vermont, 2009;
8)Portugal, México, New Hampshire y Washington DC, 2010.

Aún cuando parte de México se ha unido a países de avanzada, se olvidan 2 cosas. El país se ha vuelto un mar de marco jurídicos progresistas que solamente son eso. Y segunda, la población envejece.

La Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Guberntamental, 2002; Ley del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal, 2003; Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, 2000; Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, 2006; Ley de Sociedad de Convivencia para el Distrito Federal (DF), 2006; y la modificación a la Ley de Salud y Codigo Penal para el DF en materia de interrumpción del embarazo. Todos ellos han causado malestar en la sociedad.

El problema no está en si se aprueban leyes o no, sino la población no está siendo educadora y educada conforme a herramientas analíticas y de crítica. Los dogmas que cargamos son antiquísimos, revirar y repensar en los dogmas de nuestro tiempo es nuestra tarea.

A mediados del siglo pasado se discutía la globalización en Europa, en México lo discutiamos iniciando el siglo XXI... Los matrimonios homosexuales no muestran lo progresista que somos, muestran la incongruencia entre gente y regulaciones jurídicas.

El tema de la homosexualidad debería ser caso obsoleto para el posicionamiento electoral y la reflexión social. Problemas más graves y urgentes deberían estar en la agenda política.
José Angel Ramírez Hernández
6 de marzo de 2010

25 feb. 2010

Juventud: Breve reflexión


De mis disparates de juventud,
lo que más pena me da no es el haberlos cometido,
sino el no poder volver a cometerlos.
Pierre Benoit

Si la juventud es un defecto,
es un defecto del que nos curamos demasiado pronto.
James Russell

En la década de los 70´s, los movimientos juveniles de finales de los 60´s habían hecho una serie de cambios estructurales en los régimenes de gobierno. Lo que se denominó la Revolución del 68 fue una serie de protestas de la juventud, asociadas a otros sectores sociales, algunos de ellos fueron el movimiento hippie en los Estados Unidos; la Primavera de Praga que pugnaba por una democratización del régimen “socialista”; las protestas universitarias y obreras en Paris; el movimiento estudiantil en México; y en menor medida el apoyo de la juventud española. Todas ellas compartían un gran fin, cambiar la forma de hacer política. Querían ser escuchados y tomados en cuenta en las resoluciones políticas. ¿Lo lograron?

En la Grecia Antigua se sentaron las bases para la Democracia, la Democracia que le daba poder de decisión a los ciudadanos sobre la polis, los ciudadanos eran personas que obtenían su posición social a partir del nacimiento porque contaban con un nivel socioeconómico mayor, su libertad, y eran propietarios y jefes de familia. Así que no cualquier persona era capaz de influir en la política, sólo los sectores más maduros dentro de la estructura social.

La juventud comprende desde los 17 y 18 años hasta los 25 y 29 años de edad, cuando sale de la pubertad, biológicamente, está preparado para afrontar problemas pero carece de experiencia, por ello en la juventud adquiere herramientas psico-sociales que ayudan en su desarrollo y afrontamiento de la edad adulta. El joven en esta posición es menospreciado por estatus social de inexperto en el campo del análisis y la toma de decisiones.

En los movimientos sociales asumimos que los protagoniza un sector social así que debemos analizar el actor social. El actor social si bien no es la clase social, sí es la representación de la misma. Lo mismo pasa hoy y década atrás, si bien la sociedad no participa en su conjunto sí hay representantes de los sectores sociales y estos en conjunto de la sociedad. Entrada la década de los 70´s los gobiernos se ven obligados a negociar y dialogar con un nuevo actor político que tiene recursos propios y por lo tanto autonomía.

Los jóvenes exigieron una representación, de tal manera que sus demandas fueran agregadas a la agenda de gobierno, ellos abrieron los canales de comunicación de un sector social rezagado, democráticamente, a instituciones conservadoras que los ignoraban porque no tomaban en cuenta sus propuestas y necesidades, simplemente se limitaban agregar peticiones de los sectores sociales tradicionales.

La fuerza e innovación han sido estandarte de lucha y defensa de la juventud moderna, además ha mantenido al día a las instituciones que son constantemente golpeadas por la incertidumbre y dinamismo de la modernidad. Salvador Allende mencionaba “Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica”. Debemos comprender por revolución como una transformación estructural mediante las armas, pero esta transformación estructural no siempre es drástica e inmediata, y enteder que el intelecto y voluntad también son armas, incluso más poderosas que las convencionales.

Viendo que los jóvenes del 68 eran un movimiento bien organizado que aprovechaba las oportunidades, ¿por qué esa generación no siguió haciendo esos cambios llenos de frescor? La razón podríamos encontrarla en la misma estructura social que absorbe y dota a las personas de nuevas metas e intereses conforme avanzan en la jerarquía social. Es un tema que merece una reflexión aparte de la cual no podemos negar la fuerza tácita del sistema para cambiar a los jóvenes.

Aún así podemos preguntarnos ¿qué hubiera pasado de la humanidad sin el deseo, entusiasmo, frenesí, ímpetu, intranquilidad, impaciencia y pasión de la juventud?, ¿acaso la revolución sería un concepto sin idea, o sea una mera palabra? ¿Qué hubiera sido de nosotros gobernados por adultos y ancianos que no tenían la locura y estupidez de un joven que piensa en cambiar el mundo, que todavía cree que ser realistas es creer en lo imposible; que lo prudente es arriesgar el todo por el todo; que un ideal no es una idea sino un hecho potencial; que la estabilidad y mesura son sinónimo de colmar el espíritu de pasión; que lo más inteligente es ir a la guerra sin fusil pero sí con convicción e ideas; que las piezas de sacrificio no son insignificantes más bien abren el juego; que el futuro se construye y no está predeterminado?

¿Qué hubiera sido de nosotros seres miedosos y pensantes?
José Angel Ramírez Hernández
5 de diciembre de 2009

20 feb. 2010

Periodismo y violencia


El poder social es la capacidad de producir efectos en la conducta, decisión y hábitos humanos. Hay 2 maneras, se puede controlar una cosa, fenómeno u objeto que sirva como seductor o cautivador para determinar el proceder del sujeto o simplemente usar una fuerza sobre el individuo que lo obligue a hacer lo deseado.

A la llegada de Felipe Calderón Hinojosa a la Presidencia de la República en 2006, se puso en marcha lo que él mismo denominaría “guerra contra el narcotráfico”, que tiene la meta de exterminar a cada una de las personas vinculadas con esta actividad.

Las muertes han ido en aumento desde el inicio de esta política. Según el senador Felipe González, presidente de la comisión de Seguridad Pública, en el periodo 2006-2009 han muerto 17,042 personas en manos del crimen organizado, de ellos 2,500 eran agentes, 630 mujeres y 87 soldados.

En el México actual, la coacción para dominar el periodismo es una constante. En 2004, el país ostentaba el tercer lugar más peligroso para el periodismo. En 2007, ascendía a segundo puesto, dejando atrás a la República del Congo, y el pasado sábado, 30 de enero, pasaba a primer lugar relevando a Irak, de acuerdo a Viridiana Ríos estudiante de Posgrado en Harvard y colaboradora de la revista Estepaís.

Según Robert Rivard, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa, dice que “México sigue siendo el país más peligroso para el periodismo, especialmente para quienes reportan sobre el crimen organizado, los enfrentamientos entre cárteles de la droga y la intensificación de la campaña contra éstos por parte del presidente Calderón”. Esto en el marco de la junta en marzo de 2009 en Paraguay de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

En el periodo de 2006 a 2009 se contabilizan ya 37 muertes de periodistas y 10 desapariciones de las cuales poco se sabe sobre los datos recogidos por la investigación policiaca. En lo que va del año se han asesinado a tres periodistas: Jorge Ochoa, Valentín Valdés y Bladimir Antuna de Guerrero, Coahuila y Durango, respectivamente. Todos cumpliendo su deber y sin detenido o culpable alguno.

En diciembre pasado la revista nexos publicó el escrito ganador del Premio Testimonio Chihuahua 2009, en el que David Piñón Balderrama, ex jefe de información de El Heraldo de Chihuahua, cuenta cómo el narco se coló en su vida. Simplemente se encontraba a la mitad de un fuego cruzado... Lo que no resultaría raro escuchar de cualquier periodista en la zona norte del país.

La Procuraduría General de la República (PGR) reporta que de 2006 a 2009 se han registrado 74 casos de intimidación a periodistas. Además, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra Periodistas (FEADP), dependiente de la PGR, ha determinado que 60 casos son de su competencia, de los cuales 25 se han archivado, 16 tiene el no ejercicio de la acción penal y 15 esperan sentencia.

No se trata de hacer héroes o mártires en tiempo de crisis, se trata de proteger a los periodistas que son base fundamental de nuestro derecho al acceso a la información que forma e informa al ciudadano para emitir juicios de valor donde la importancia de lo colectivo y noble tiene mayor cupo. Las instituciones están ahí, faltan ciudadanos e información que las hagan funcionar.
José Angel Ramírez Hernández
18 de febrero de 2010

19 feb. 2010

El amor y la amistad en medio de la crisis


Claudio II quien gobernó el Imperio Romano, del 268 al 270, fue famoso por sus campañas militares en defensa del emporio. Primero los Alamanes en el lago Benacus, después los godos y aliados en la batalla de Naissus, y, por último, recuperó zonas de los galos en Hispania y Galia. Cuando se disponia atacar a los vándalos, que saqueaban Panonia, se enferma y muere.

El éxito de sus incursiones, se piensa, fue por la profesionalización de sus soldados, les prohibía casamiento ya que repercutía directamente en su quehacer mílite. Un monje cristiano, llamado Valentín, casaba en secreto a los militares, lo que lo llevo a su muerte el 14 de febrero del 269, lo que posiblemente marcó la festividad.

En México también se celebra pero hoy, hoy es un día diferente. Hoy estamos ante una crisis económica, según fuentes del Inegi a diciembre de 2009, la Población Económicamente Activa (PEA) ronda los 63.8 millones de personas, de los cuales en subocupación se encuentran 5.7 millones y 2.5 millones no tiene trabajo alguno. Además, debemos agregar el bajo salario y el mercado informal del trabajo.

El metro luce como cualquier día, a excepción de unos cuantos globos en forma de corazón, estrella o una figura que podríamos tildar de “lindo”. Se ven muchas parejas y personas solas esperando en los andenes, la mayoría debajo del reloj. Muchas chicas sostienen su respectiva flor, chocolates, bombones y/o tarjeta. Y no falta la pareja que sube sólo a “echar un poco de pasión”.

Podríamos decir que la gente se ha quedado en casa, el día de asueto no cae nada mal después de una semana pesada y estresante en la ciudad. Predominan las personas jóvenes que llevan un pequeño presente o simplemente han salido arregladas a dar una vuelta por el Parque Hundido, el México, Coyoacán o el clásico Chapultepec.

En la zona cultural de Ciudad Universitaria (CU) se ha dado cita para un concierto del grupo Paté de Fuá que es particularmente famoso entre chicos jóvenes de clase media, denominados chairos. Los chairos no creen en estos días comerciales, pero hoy han salido con su pareja a escuchar a la agrupación que toca una interesante mezcla de tango y jazz.

Hay una carpa de unos 30x10 metro que contenía sillas –lo cual resulta raro en un evento así–, los asistentes llegaban en pequeñas caravanas usando de transporte el pumabus. El sol era débil pero suficiente abrumador para los espectadores quienes portaban boinas estilo bilbao o gajos, sombreros, gorras, paraguas o usaban sus ropas para protegerse.

A las 12:15 Paté de Fuá subió al escenario y comenzó a tocar, la explanada del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) seguía a medio llenar pero conforme avanzaba la hora se llenaba más, a las 12:30 estaba ya en su punto máximo.

Ciclistas que acostumbran a pasear por CU los domingos paraban a observar el evento, otros sentados en el pasto escuchaban agradables melodías y otros más entraban al pequeño estanque para refrescarse. Se veían grupos de jóvenes haciendo malabares con bolos y demás parafernalia. Apenas se lograban ver 3 globos recordando la festividad, aunque era común ver a muchas parejas dedicar canciones románticas a su pareja, las cantaban y bailaban un poco al son de la música.

La gente disfrutó el espectáculo y llegaron a corear algunas canciones como “Muñeca” y “Linyera”. El evento terminó a las 13:30, seguido de una firma de autográfos que tenía una enorme fila de seguidores de los músicos, los discos fueron vendidos con anterioridad en 100 pesos.

A las 16:00 el zócalo lucía desolado a diferencia de años anteriores en los que se congregaba una gran masa para repartir abrazos, besos y miradas coquetas a diestra y siniestra. Se encontraban varios stands del gobierno capitalino haciendo publicidad de artistas y lugares recreativos/turísticos o recordando que el sexo protegido es mejor. Nada asombroso.

Por las calles caminaban nutridos grupos juveniles que recorrían la ciudad tomados de la mano de su pareja. Algunos se dirigían a un lugar llamado “las escaleras”. Éste se ubica a un costado de templo mayor, frente a la librería Porrúa en la calle Donceles. Se necesita ser muy curioso, ya que no es fácil verlo. En realidad, es una vecindad abandonada, la cual es usada desde hace años para vender cervezas “muertas” y el consumo de drogas está permitido.

Muchos de ellos sólo entran a drogarse, en pareja, un poco y salían a la aventura que les ofrece el Centro Histórico. Aquellos jóvenes visten con típicas prendas de determinado grupo social (punks, hippies, chairos, metaleros, fresas, rockers, etc.), todos con caguama en mano y menos con cigarro o alguna droga. Y en ratos de ocio pintaban la pared con frases pseudointelectuales y debatían apasionadamente sobre filosofía.

Se escuchó un rechiflido recordando a la madrecita de un pobre borracho que se atrevía a gritar “¡Feliz Día del Amor!”. Ellos negaban la fiesta, pero se encontraban en tertulias donde predominaban los noviazgos y los versos sacaban a relucir su parte más sentimental.

Es así como los jóvenes disfrutan y festejan el 14 de febrero, rechazándolo, creyendo que se han olvidado de él pero están tan cerca de ellos. La diferencia no es solamente que los tiempos y acciones cambian, sino lo jodido que estamos...
José Angel Ramírez Hernández
14 de febrero de 2010

13 feb. 2010

El “perro guardián” en México


En 1784 Emmanuel Kant escribió que la cuestión de la Ilustración era atreverse a pensar por sí mismo y dejar de lado la tutoría intelectual de los demás. La característica esencial de una democracia consolidada reside en una sociedad madura, donde el pensamiento crítico y debate de ideas sean estandarte de progreso.

La Democracia es el régimen de gobierno por antonomasia de la modernidad, con ella se busca la apertura a la participación ciudadana en la toma de decisiones políticas, ello no sería posible sin instituciones y estructuras gubernamentales adecuadas que permitan el libre flujo de información pública.

El libre flujo permite la controversia, crítica, deliberación, réplica, y retroalimentación, propias de sociedades avezadas en concertar. Así, la publicidad permite que la transparencia predomine y los ciudadanos sean participes de políticas que incidan en su cotidianeidad.

En México, lamentablemente, el flujo de información pública sigue en vías de desarrollo, lo que ha dejado una ciudadanía sin capacidades de defensa, y un rezago en cuanto a la comunicación entre el Estado y la sociedad civil. Es a finales del siglo XX cuando se formulan las primeras propuestas para democratizar la información y se debata ante la opinión pública.

El 11 de junio de 2002 se publica en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental (LFTAIPG) y en 2003 comienza a laborar el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI) que es la dependencia encargada de cumplir la normatividad vigente y proteger los datos personales de la población en poder del gobierno.

La mayor parte de la población que suele pedir información a través de Infomex, según el ex comisionado Juan Pablo Guerrero, tiene las características de ser varón, citadino, con estudios universitarios y nivel socioeconómico mayor al resto de la población, así el IFAI creó el programa “IFAI-Comunidades”, donde 19 organizaciones sociales capacitaban en zonas rezagadas sobre cuestiones básicas de acceso a la información en seis entidades federativas (Distrito Federal, Estado de México, Nuevo León, Jalisco, Puebla y Veracruz).

El presupuesto comenzó con un millón de dólares de la Fundación William y Flora Hewlett y un millón 231 mil pesos del IFAI. Pequeñas comunidades detectaron diversos problemas, tales como en Amatlán, Veracruz donde funcionarios mintieron sobre predios donde pretendían cimentar un basurero que era área protegida, o presos con mayor tiempo en cárcel del que tenían imputados.

El programa sólo funcionó de 2005 a 2007, de acuerdo al programa establecido y a las quejas de funcionarios públicos. En el deplorable estado de acceso a la información las trincheras de combate se encuentran en el periodismo de investigación y la investigación de organizaciones sociales.

Transparencia Mexicana y Fundar son organizaciones formadas en 1999, son las primeras organizaciones en México con un objetivo claro, abrir los canales de participación ciudadana. Transparencia Mexicana viene de Transparency International (TI) que es el único organismo internacional no gubernamental que elabora informes de niveles de corrupción y transparencia. Y Fundar hace investigación en políticas y derechos humanos a partir de las finanzas públicas.

En cuanto a la prensa. Hoy en día, las viejas técnicas de comunicación del periodismo han dejado de ser suficientes en un entorno donde la objetividad va ligada a la investigación con métodos tanto cualitativos como cuantitativos.

También el limitar las investigaciones periodísticas por conflicto de intereses entre los anunciantes y los editorialistas lleva a aventar una pedrada pequeña y/o luego disculparse, dejando de lado la importancia de mantener a la población informada en temas de interés colectivo y trascendentales.

En el futuro veo que el perro guardián podrá correr a cargo de la investigación de organizaciones sociales apoyadas en herramientas periodísticas. Si en México las organizaciones civiles no han tenido una fuerte presencia es porque sus investigaciones no han tenido una fuerte divulgación.

Ellas tendrían más posibilidades de hacer periodismo de calidad, debido a la relativa autonomía de sus recursos y los funcionarios públicos pensarían dos veces sus reclamos ante organizaciones con fuerza de enjuiciamiento en la sociedad. Justo lo que necesitamos, prensa sin miedo y sin otros intereses que el de informar y consolidar nuestra Democracia.
José Angel Ramírez Hernández
11 de febrero de 2010