13 feb. 2010

El “perro guardián” en México


En 1784 Emmanuel Kant escribió que la cuestión de la Ilustración era atreverse a pensar por sí mismo y dejar de lado la tutoría intelectual de los demás. La característica esencial de una democracia consolidada reside en una sociedad madura, donde el pensamiento crítico y debate de ideas sean estandarte de progreso.

La Democracia es el régimen de gobierno por antonomasia de la modernidad, con ella se busca la apertura a la participación ciudadana en la toma de decisiones políticas, ello no sería posible sin instituciones y estructuras gubernamentales adecuadas que permitan el libre flujo de información pública.

El libre flujo permite la controversia, crítica, deliberación, réplica, y retroalimentación, propias de sociedades avezadas en concertar. Así, la publicidad permite que la transparencia predomine y los ciudadanos sean participes de políticas que incidan en su cotidianeidad.

En México, lamentablemente, el flujo de información pública sigue en vías de desarrollo, lo que ha dejado una ciudadanía sin capacidades de defensa, y un rezago en cuanto a la comunicación entre el Estado y la sociedad civil. Es a finales del siglo XX cuando se formulan las primeras propuestas para democratizar la información y se debata ante la opinión pública.

El 11 de junio de 2002 se publica en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental (LFTAIPG) y en 2003 comienza a laborar el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI) que es la dependencia encargada de cumplir la normatividad vigente y proteger los datos personales de la población en poder del gobierno.

La mayor parte de la población que suele pedir información a través de Infomex, según el ex comisionado Juan Pablo Guerrero, tiene las características de ser varón, citadino, con estudios universitarios y nivel socioeconómico mayor al resto de la población, así el IFAI creó el programa “IFAI-Comunidades”, donde 19 organizaciones sociales capacitaban en zonas rezagadas sobre cuestiones básicas de acceso a la información en seis entidades federativas (Distrito Federal, Estado de México, Nuevo León, Jalisco, Puebla y Veracruz).

El presupuesto comenzó con un millón de dólares de la Fundación William y Flora Hewlett y un millón 231 mil pesos del IFAI. Pequeñas comunidades detectaron diversos problemas, tales como en Amatlán, Veracruz donde funcionarios mintieron sobre predios donde pretendían cimentar un basurero que era área protegida, o presos con mayor tiempo en cárcel del que tenían imputados.

El programa sólo funcionó de 2005 a 2007, de acuerdo al programa establecido y a las quejas de funcionarios públicos. En el deplorable estado de acceso a la información las trincheras de combate se encuentran en el periodismo de investigación y la investigación de organizaciones sociales.

Transparencia Mexicana y Fundar son organizaciones formadas en 1999, son las primeras organizaciones en México con un objetivo claro, abrir los canales de participación ciudadana. Transparencia Mexicana viene de Transparency International (TI) que es el único organismo internacional no gubernamental que elabora informes de niveles de corrupción y transparencia. Y Fundar hace investigación en políticas y derechos humanos a partir de las finanzas públicas.

En cuanto a la prensa. Hoy en día, las viejas técnicas de comunicación del periodismo han dejado de ser suficientes en un entorno donde la objetividad va ligada a la investigación con métodos tanto cualitativos como cuantitativos.

También el limitar las investigaciones periodísticas por conflicto de intereses entre los anunciantes y los editorialistas lleva a aventar una pedrada pequeña y/o luego disculparse, dejando de lado la importancia de mantener a la población informada en temas de interés colectivo y trascendentales.

En el futuro veo que el perro guardián podrá correr a cargo de la investigación de organizaciones sociales apoyadas en herramientas periodísticas. Si en México las organizaciones civiles no han tenido una fuerte presencia es porque sus investigaciones no han tenido una fuerte divulgación.

Ellas tendrían más posibilidades de hacer periodismo de calidad, debido a la relativa autonomía de sus recursos y los funcionarios públicos pensarían dos veces sus reclamos ante organizaciones con fuerza de enjuiciamiento en la sociedad. Justo lo que necesitamos, prensa sin miedo y sin otros intereses que el de informar y consolidar nuestra Democracia.
José Angel Ramírez Hernández
11 de febrero de 2010

No hay comentarios: