20 feb. 2010

Periodismo y violencia


El poder social es la capacidad de producir efectos en la conducta, decisión y hábitos humanos. Hay 2 maneras, se puede controlar una cosa, fenómeno u objeto que sirva como seductor o cautivador para determinar el proceder del sujeto o simplemente usar una fuerza sobre el individuo que lo obligue a hacer lo deseado.

A la llegada de Felipe Calderón Hinojosa a la Presidencia de la República en 2006, se puso en marcha lo que él mismo denominaría “guerra contra el narcotráfico”, que tiene la meta de exterminar a cada una de las personas vinculadas con esta actividad.

Las muertes han ido en aumento desde el inicio de esta política. Según el senador Felipe González, presidente de la comisión de Seguridad Pública, en el periodo 2006-2009 han muerto 17,042 personas en manos del crimen organizado, de ellos 2,500 eran agentes, 630 mujeres y 87 soldados.

En el México actual, la coacción para dominar el periodismo es una constante. En 2004, el país ostentaba el tercer lugar más peligroso para el periodismo. En 2007, ascendía a segundo puesto, dejando atrás a la República del Congo, y el pasado sábado, 30 de enero, pasaba a primer lugar relevando a Irak, de acuerdo a Viridiana Ríos estudiante de Posgrado en Harvard y colaboradora de la revista Estepaís.

Según Robert Rivard, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa, dice que “México sigue siendo el país más peligroso para el periodismo, especialmente para quienes reportan sobre el crimen organizado, los enfrentamientos entre cárteles de la droga y la intensificación de la campaña contra éstos por parte del presidente Calderón”. Esto en el marco de la junta en marzo de 2009 en Paraguay de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

En el periodo de 2006 a 2009 se contabilizan ya 37 muertes de periodistas y 10 desapariciones de las cuales poco se sabe sobre los datos recogidos por la investigación policiaca. En lo que va del año se han asesinado a tres periodistas: Jorge Ochoa, Valentín Valdés y Bladimir Antuna de Guerrero, Coahuila y Durango, respectivamente. Todos cumpliendo su deber y sin detenido o culpable alguno.

En diciembre pasado la revista nexos publicó el escrito ganador del Premio Testimonio Chihuahua 2009, en el que David Piñón Balderrama, ex jefe de información de El Heraldo de Chihuahua, cuenta cómo el narco se coló en su vida. Simplemente se encontraba a la mitad de un fuego cruzado... Lo que no resultaría raro escuchar de cualquier periodista en la zona norte del país.

La Procuraduría General de la República (PGR) reporta que de 2006 a 2009 se han registrado 74 casos de intimidación a periodistas. Además, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra Periodistas (FEADP), dependiente de la PGR, ha determinado que 60 casos son de su competencia, de los cuales 25 se han archivado, 16 tiene el no ejercicio de la acción penal y 15 esperan sentencia.

No se trata de hacer héroes o mártires en tiempo de crisis, se trata de proteger a los periodistas que son base fundamental de nuestro derecho al acceso a la información que forma e informa al ciudadano para emitir juicios de valor donde la importancia de lo colectivo y noble tiene mayor cupo. Las instituciones están ahí, faltan ciudadanos e información que las hagan funcionar.
José Angel Ramírez Hernández
18 de febrero de 2010

1 comentario:

Solaris Sánchez dijo...

Imaginese un día pisarle la cola al tigre, 3 descabezados el día de hoy 25 de febrero del 2010.