4 ene. 2012

¿Cómo se construyen las políticas? Apuntes teóricos (III y última)

Actores-Políticas

La Política es como un reloj: la maquinaria y mecanismo es el Estado; la energía que hace correr la maquinaria en cierta forma es la relación política; y el poder ver la hora es la acción política.

La manera en que vemos la hora depende de la maquinaria y ésta de la energía. La política (relación) define la estructura estatal, según los flujos de fuerza, influencia y presión se modificará, de tal manera que las políticas las definen los actores políticos-sociales capaces de influir en la estructura política y en sus decisiones, obligar a lo administrativo a crear una acción según objetivos del grupo.

El centro de poder político es la representación abstracta de lo que se llamara Estado, así, regulara un territorio y población en beneficio de una clase dominante o un grupo de poder dominante. A esta alianza de la clase dominante se le llamara hegemonía, la cual dictara parte de la dirección del Estado. También habrá otra fuerza que vendrá de la población se llamara movimiento social o subalternidad, así el Estado no sólo será un medio de coerción, persuasión y espacio de disputa entre las élites, también el espacio de lucha entre los “de arriba” y los “de abajo”.

La Ciencia Política ha caido en dos problemas buscando su autonomía, explicar la política a partir de la economía (economicismo) (Poulantzas, 1969: 1-30) y por la misma política (análisis normativo). Primero, en todo fenómeno político tiene un trasfondo, así que la economía lo determina; segundo, acepta la existencia de lo meramente político y cierra la puerta para el análisis de factores con incidencia política.

La influencia y poder que tengan grupos sociales y de poder sobre las estructuras e instituciones políticas es en relación con el tipo de Estado porque ésta definirá la autonomía relativa (Poulantzas, 1991: 187-197) del funcionariado público, a mayor totalitarismo o autoritarismo los grupos de poder se apoderarán de los elementos políticos y administrativos mediante la fuerza y cerrarán la Hegemonía porque buscarán el repliegue de sus adversarios político-económicos y en un Estado liberal le da mayor margen de maniobra y capacidad de decisión a los funcionarios públicos debido a que existe mayor competencia en la Hegemonía y exigencias desde la sociedad.

En el Estado autoritario los agentes administrativos y políticos saldrán de las filas del grupo de poder dominante, mientras en el Estado liberal los funcionarios vendrán de cualquier parte de la sociedad y según la influencia sobre los actores políticos y administrativos será la dirección y acción del aparato estatal.

La hegemonía es la alianza clasista de los grupos de poder, es una esfera política-social donde se lucha por la posición máxima de poder político posible, a la cual se le llamará “vacío de poder” (Lefort, 1990), en este espacio se encontrará al grupo burgués dominante, aquél que haya vencido, momentaneamente, a sus rivales. Esto le permitirá tener el mayor dominio posible sobre las instituciones y estructuras políticas y sociales (Poulantzas, 1991: 152-168) y estarán en constante conflicto por la dominación de la dominación.

La hegemonía lo es en tanto está unida y es capaz de desunir a la clase dominada, si la clase dominada se une, ellos tendrían el rol de nueva hegemonía, aunque dentro de los movimientos siempre nace un liderazgo que terminará dominando entre los dominantes y los desciende a dominados nuevamente (Roseberry, 2002).

Otra característica es que la estructura estatal es que no es homogénea, existe una relación directa entre el Estado y la hegemonía, por ello la clase reinante se disputará posiciones y escalafones dentro de la hegemonía para controlar partes de la estructura estatal. Entonces, los grupos de poder dominarán e intervendrán en el Estado referente a su posición referente a otros y la distancia entre el Estado y ellos.

La influencia tiene que ver con las variables de autonomía relativa de los recursos humanos estatales y su posicionamiento dentro de los grupos de poder que se definirán según sus estrategias, tácticas, y recursos humanos y monetarios que ingresen a la lucha por el “vacío de poder”.

Por otro lado, tenemos a la sociedad que es el receptor de las relaciones de poder político, es donde se encuentra la mayoría de los “subordinados”, dentro de ésta podemos hablar de grupos y organizaciones sociales que se aglomeran y piden mediante la estructura estatal ser atendidos, o bien, pueden ser apoyo del centro de poder político y consolidar su fuerza.

Una habla de la sociedad como lucha social y/o participación política activa (Guha, 1997), dos ve a la población como un mero objeto de la política nacionalista o populismo. Así, una reconoce la autonomía de su actuar y el otro niega esa autonomía, y acepta el dominio y dirección de la clase dominante sobre los subalternos.

No existe una línea divisoria tajante y definida, tanto la autonomía de la población por organizarse como la persuasión a organizarse para apoyar a cierta facción política, ambas persisten en un mismo movimiento.

Como lucha social y/o participación política existen una serie de canales institucionales que permiten el diálogo e ingreso de sus demandas en el sistema para que sean atendidas, mientras como movimiento populista son usadas como grupos de choque o presión que apoya a cierta fracción de la clase dominante.

Los movimientos sociales son la punta del icerberg de una serie de intereses bien limitados y definidos de un sector o grupo social. Y la subalternidad se define como contraposición a “los de arriba” que hace referencia a la relación dicotómica de dominantes-dominados, estos tienen la característica de organización y concentración de fuerza con una identidad de clase o grupo bien definida.

La historia también puede ser vista desde esta perspectiva, desde la autonomía que tiene la subalternidad y movimientos sociales para actuar. Generalmente, los procesos históricos son vistos desde las élites, desde como lo cuentan algunos sin ver lo que ha hecho el grueso de la población en esos procesos y se le ha condenado a ser un actor sin conciencia y actuar propio.

La subalternidad son los grupos que han quedado al margen de la historia (Gramsci, 1999) la historia que es contada desde “arriba”, desde la clase dominante que legitima y cuenta según le convenga, creando héroes, personajes e historias; negando todo accionar de un grupo social que actuó en sus límites de autonomía; y legitimando un nuevo sistema de dominación usando a las bases sociales conque lo lograron (Chatterjee, 1997).

Ambas fuerzas son un proceso vivo, o sea que está en constante movimiento se unen, desintegran, coaligan, rechazan, neutralizan, destruyen, dividen, etc (Chatterjee, 1997).

El proceso de depuración, organización y desarrollo de la hegemonía y subalternidad puede ser visto de manera separada pero difícilmente se comprenderá la importancia de cada elemento a luz de su sistema político específico, uno afecta al otro, ambos tienen consecuencias en el otro y existe una correlación de fuerzas que determina hasta cierto punto las actividades y acciones del otro.

El Estado sólo actua como mediador y regulador de intereses y fuerzas de los distintos grupos-actores en la sociedad y siervo de muchos amos porque el Estado es una lucha perpetua de intereses, un conglomerado de grupos que pelean en su beneficio.

Conclusión

La construcción de políticas es un fenómeno complejo donde convergen la materia institucional del Estado, fuerzas centrífugas y centrípetas divididas, y condiciones sociales e históricas. Las acciones finales de la interacción conflictiva y de colaboración son las políticas.

El origen del Estado radica en un grupo de poderosos que controlan y dominan una población, el flujo de autoridad corre de arriba hacia abajo, por lo tanto son imposiciones de unos cuantos sobre muchos. Pero la evolución y sobrevivencia del Estado ha permitido la inclusión de nuevos actores y reforma de la estructura estatal permitiendo la liberalización de la estructura estatal, ¿quiénes imponen o quiénes consensan la imposición, o habrá consenso general?

La democracia es una forma de gobierno para un Estado determinado, es "un medio para manejar las relaciones de poder con el fin de minimizar la dominación" según Ian Shapiro, catedrático de Yale University, en un contexto así es donde tiende la población a tomar decisiones políticas y crear una diversos puntos de negociación y presión.

En la actualidad, tomar en cuenta más actores, competencia entre los mismos, contextos globalizados y nuevas etapas-estados históricos del Estado potencializan la complejidad del estudio de la construcción de políticas.

¿En México cómo se construyen las políticas?

José Angel Ramírez
3 de marzo de 2011

No hay comentarios: