6 sept. 2012

Violencia en zona oriente: dimes y diretes



El 5 de septiembre de 2012 se registró un enfrentamiento entre moto taxistas e integrantes de Antorcha Campesina, en San Vicente Chicoloapan para obtener las rutas de la Unidad Habitacional Ciudad Galaxia. Durante la trifulca fueron detenidos 3 líderes, lo que generó desagrado y protestas, se dirigieron hacia la Ciudad de México y tomaron 8 camiones troncales para exigir su liberación.

A partir de ese momento, se registraron enfrentamientos y robos en municipios del oriente del Estado de México como Nezahualcóyotl, Chimalhuacán y Los Reyes, La Paz.

Las estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STCM) de Los Reyes y La Paz fueron bloqueadas por Antorcha Campesina, y Pantitlán fue cerrada por unos momentos, debido a un enfrentamiento ajeno a la institución, según STCM.

Existen rumores y psicosis social, se siente nerviosismo entre los habitantes. Nezahualcóyotl nunca ha sido un lugar pacífico, siempre asaltos, homicidios, allanamientos, pero estos días se recrudeció. Los atacantes no llevan distintivos, atacan de distintos puntos y tienen prácticas diferentes.

Los comercios están cerrados, sólo algunos locales tienen una cortina abierta pero todo preparado para cerrar en cuanto exista una contingencia, otros están totalmente desplegados pero con 5 o 6 varones vigilando.

En las calles es normal ver ‘halcones’ registrando la zona en busca de cualquier anomalía para avisar al resto del grupo para un combate o retirada.

Lo extraño es la diversidad de perfiles de los atacantes, se abren varias posibilidades de que sean porros, antorchistas o delicuentes organizados, aprovechando la coyuntura para robar y destruir, por lo que le es imposible a la policía atender siniestros tan diversos, ya que nunca ha podido hacerlo.

Algo es cierto, existen brotes de violencia de diversos grupos, no es un ataque sistemático, y los cuerpos policiacos alteran el orden con megáfonos anunciando posibles ataques y luego retirarse, provocando que la gente corra a refugiarse.

Lo mejor será retomar la confianza y salir a las calles, observar y ser cuidadoso, pero no temeroso. Tomemos la ciudad de nuevo.

Tengo la impresión que se les salió de control alguna estrategia política.

José Angel Ramírez Hernández
Nezahualcóyotl, 6 de septiembre, 2012