9 oct. 2012

Reflexión sobre el crimen


Para Hobbes, Locke y Rousseau preservación y conservación son premisas fundamentales para el humano, por ello deben asociarse y crear una nueva fuerza que ayudará recíprocamente a alcanzar el objetivo primordial: guardar la vida.

La diferencia entre Locke y Hobbes, según su concepto de Estado de Naturaleza, se relaciona directamente con la cantidad de recursos, ya que pueden ser racionales y amigables (Locke), belicosos y combativos (Hobbes), o “buenos salvajes” que entran en contacto cuando deben y se aislan cuando no necesitan (Rousseau).

En los extremos como la escasez peleamos por sobrevivir aunque sean obtenidos ilegalmente los bienes básicos, y en la abundancia mantenemos relaciones de afabilidad, amistad y confianza respetando la propiedad que se ha ganado mediante el trabajo.

Pero la realidad no presenta extremos (blanco y negro) sólo contextos abigarrados con colores de diversas tonalidades más complejos que sólo escala de grises (variopinto).

En tiempos de crisis cuando no se generan empleos suficientes que cubran la compra de la canasta básica y demás necesidades de trabajadores y familias, donde la riqueza está concentrada en el último decil de la estratificación social, presionan a la población a romper reglas sociales de convivencia armónicas [1].

Eso lleva a la desconfianza entre los integrantes de la sociedad, lo que afecta la forma en que interactúamos y nos relacionamos, así, nuestros sistemas cultural, económico y político se permean por actitudes, prácticas y pautas de comportamiento propias del ambiente que genera disfuncionalidad en instituciones y órganos [2].

El robo y asalto por materias primas no debería ser penalizado porque encarcelar o castigar a un delincuente por hambre no hará que se condicione o reforme su naturaleza de hombre, más bien se atentaría contra su derecho de subsistir.

Al fin, lo que ha empujado a actuar de esta forma ha sido un sistema económico dispar que permite crear riqueza a partir del trabajo y acumular capital, no es un problema de acción individual, es la complejidad del sistema que se fusiona con acciones, actores y variables.

Esto no es una defensa contra el asaltante, solamente de quienes hacen caso de su instinto sin agraviar a los demás, tomando lo necesario, ya que se ha formado una subcultura que defiende la adquisición ilegítima de bienes y servicios mundanos.

Y si bien es cierto que el humano requiere socializar y lo hace mediante la dinámica económica, no es el grueso de la población que tiene que pagar por su infortunio ni venta de ideas del consumismo por el capitalismo porque estos se encuentran en la misma situación que él, o peor.

He ahí un grave problema, y sin duda su medicina está en la educación y el empleo.

[1] México ocupa el penúltimo lugar en cuanto el Coeficiente de Gini entre los miembros de la OCDE con un 0.50 antes de Chile con 0.48, según dato OCDE 2011.
[2] La cifra del Coeficiente de Gini se relaciona directamente al nivel de confianza entre los habitantes, en México 74% desconfía de los demás, sólo un 27% confía en la gente, sólo por delante de Chile donde 87% de la gente tiende a desconfiar, muy por encima del promedio OCDE de 59%.

Publicado en Just an Ambulance at the Bottom of a Cliff
http://bottomofacliff.wordpress.com/

No hay comentarios: