26 nov. 2012

Olvido e ignorancia


El ocioso observa, analiza, contempla y examina siempre a la expectativa de lo que harán personas comúnes, cavilando sobre sus quehaceres, actividades y ocupaciones diarias, eso lleva a que en lugar de escuchar un reproductor de música, leer un libro o conversar con un desconocido sea mejor opción mirar alrededor.

Ver los asuntos de otros, aprender de la experiencia ajena, no es vouyerismo, es aprendizaje de calle, afina sentidos y percepciones, hace que crezcamos más, ya que experimentamos a través de otros.

Mientras los distraídos siempre les pasa lo peor, no saben leer lo que se tornará, ni cómo actuar en cierta coyuntura.

La modernidad hace que todo se mueva rápidamente, pierda nuestra capacidad de asombro, sistematice lo anormal, e inestabilice constantemente nuestra conciencia, lo que lleva a crisis constantes de existencia y personalidad.

Eso mismo debería arrojarnos a preocuparnos por conocer lo que le pasa a los demás porque es lo que podría pasarnos, el que no nos haya tocado X o Y situación es motivo para mayor preocupación, para prepararnos cómo nos atacará la vida.

Las probabilidades de los incidentes X o Y se distribuyen entre toda la población, no nos inmunizan, más bien guardan su ataque para más adelante en caso que las estadísticas lo quieran.

Es una posición natural el creer que no nos pasará algo en la juventud o niñez, quizá las condiciones sociales, económicas y políticas no nos parecen tan mal porque no las hemos enfrentado, después de todo, no tenemos que enfrentar problemáticas propias porque nuestros padres vigilan por nosotros.

Conforme pasa el tiempo pasamos por las mismas y complicadas etapas de pertenecer a nuestro contexto, ¿incomprensión?, ¿alcoholismo?, ¿drogas?, ¿desempleo?, ¿confusión?, ¿sexo?

Kant escribió en la Filosofía de la Historia que “al buscar su sentido, según su propio propósito y a menudo en contraposición a otros, persiguen sin darse cuenta, como hilo conductor, el propósito de la naturaleza, que desconocen, y colaboran en su misma promoción”.

No escapamos a nuestro contexto y muchos menos a nuestra naturaleza, somos prisioneros de los deseos exclusivos de nuestros cuerpos y mentes, por una parte la materia nos moldea pero también nuestras ideas lo hacen, es un concavo y convexo.

Así es los jóvenes encontrarán el secreto para sobrevivir a la juventud y pubertad en alguien 10 años mayor, pero nadie experimenta en cabeza ajena, y quienes hemos sobrevivido se nos ha olvidado cómo lo hicimos.

Es difícil crecer, porque el encarar con sólo astucia, conocimiento y valor cuestiones de vida es una incógnita el resultado, eso asusta, no saber lo que ocasionarás, en caso que te hagas ese tipo de preguntas, sino pues después de un tiempo sabrás que te equivocaste y no habrá más remedio que resignación.

Pero es más lamentable el no recordar cómo llegamos a este punto, por un lado, y por otro, el ignorar cómo suceden y transcurren las temáticas de existencia.

He ahí el problema, no saber cómo enfrentar lo que viene, es más, no conocer lo que se asoma, y tampoco recordar lo que pasó y cómo sobrevivimos.

El preocuparnos por los demás significa cuidarse, lo que puede pasarle al prójimo puede afectarnos, mejor resarcir nuestra ignorancia y olvido con responsabilidad e interés por el presente.

Aunque no debemos ignorar que el pasado nos ofrece un respiro y enseñanzas, y el futuro nos hace hábiles e inteligentes. No olvidar y prospectar son las apuestas del humano, si se quiere sobrevivir para triunfar es necesario no desconocer y omitir.


Publicado en Just an Ambulance at the Bottom of a Cliff

No hay comentarios: