16 ene. 2017

El Escenario Electoral del Estado de México para el 2017

El militar chino, Sun Tzu, en su tratado El Arte de la Guerra enseñó que la estrategia es el elemento más importante para enfrentarse al enemigo, no existen posibilidades de vencer si no hay conocimiento acerca de las condiciones del campo de batalla, éste es un primer esbozo de un estudio prospectivo, el cual no tendrá final hasta la definición de las alianzas partidarias.

En la elección para gobernador de 2017, se espera una participación del 57.1% de la lista nominal que incluye a 11 millones 234 mil personas, eso quiere decir que asistirán a las urnas alrededor de 6 millones 414 mil ciudadanos, en donde destaca que casi el 50% de los posibles votantes cuenta con una edad entre 20 a 39 años.

Asimismo, la votación nula ha crecido en los últimos procesos electorales, así que se espera un aproximado de 3.48% que representarían 223 mil 372 votos. En la misma tesitura, habría que analizar el papel que jugarán los partidos políticos de recién creación como MORENA, el PES y el PH que podrían dispersar o integrar el voto de ciertos segmentos poblacionales.

En términos de demografía electoral, la fuerza de cada grupo por edad, es el siguiente: los electores nuevos que tienen 18 o 19 años de edad representan una fuerza del 4.36%; los veinteañeros son el 26.05%; los treintañeros son el 21.82%; los cuarentones son el 19.77%; los cincuentones son el 13.94%; y los sesentones son el 14.07%.

Cada grupo de edad tiene peticiones y necesidades específicas que deben ser analizadas y planteadas para su solución, ya que no sólo dependen de la edad sino de las condiciones socioeconómicas de las regiones, aunque la edad sí impacta en la forma en cómo se le acerca al electorado y si se hace con propuestas, mucho mejor.

Los municipios con mayor lista nominal son Ecatepec (10.69%), Nezahualcóyotl (7.47%), Naucalpan de Juárez (5.86%), Toluca (5.37%), Tlalnepantla de Baz (4.84%), Chimalhuacán (3.79%), Cuautitlán Izcalli (3.49%), Atizapán de Zaragoza (3.36%), Tultitlán (3.07%), Ixtapaluca (2.90%), Tecámac (2.70%), Nicolás Romero (2.38%) y Valle de Chalco Solidaridad (2.23).

La población se concentra en toda la zona conurbada de la Ciudad de México, donde a pesar de los mínimos espacios de vivienda, la gente se amontona para vivir cerca de sus fuentes de trabajo, por lo que las propuestas en torno a la movilidad y coordinación con el gobierno capitalino generará puntos positivos frente a la población.

¿Cuál es el escenario de la elección? Los comicios que se realizan fuera de año presidencial tienden a tener menor participación y las estructuras de los partidos son las que dominan, por lo que el “voto duro” generalmente determina el ganador, así, los partidos políticos siempre tienen ventaja ante la débil participación independiente.

Aunque esa fortaleza se ha convertido en una debilidad ya que la población se politiza, participa más y cree en un cambio sustancial con las elecciones, así que la estrategia electoral desarrollado por los grandes partidos se basa en eventos internos que fomentan la participación entre partidarios, dejando de lado la creciente participación independiente.

En el caso del Estado de México, el partido político más grande es el PRI que cuenta con un voto asegurado del 25.13%, seguido del PAN con el 18.95%, del PRD con el 18.16% y del PVEM con el 9.16%. Los partidos menores que se pudieron calcular fueron el PT y MC con el 4.03%, y el PANAL con el 2.18%, aunque lo interesante proviene de los elementos volátiles.

Se calculó el voto volátil que pretende determinar qué voto no está comprometido con ningún partido y sí vota por alguna opción que asciende al 14.88%, alrededor de unas 954 mil 372 personas. Éste sería un activo que pudiera potenciar a cualquier partido o alianza o que pudiera dispersar en mayor o menor medida entre los candidatos.

Resulta el botín más rentable pero también el más complejo de conseguir ya que el voto volátil se consigue con legitimidad y propuestas, se vuelve complicado porque el Estado de México es una Entidad compleja con muchas realidades y problemas de corrupción, ¿qué figura política está fuera de todo tipo de acusaciones o tiene buena reputación?

También, habría que analizar el tema de la presión electoral por parte de los nuevos partidos como el PES con un mercado electoral donde proliferan las iglesias cristianas, o el PH que su estrategia de integrar figuras del sector del espectáculo ha funcionado, o MORENA que ha recibido bastante apoyo y que podría ser figura clave para determinar un ganador.

Según los cálculos hechos, a nivel nacional cuentan con una preferencia del 8% pero para el Estado de México disminuye al 6.1%, eso sólo con base en lo rentable de la figura de AMLO en el oriente de la Entidad, sin contar con la fuga de cuadros que tuvo el PRD y otros partidos de izquierda, así que la pregunta sería ¿MORENA podrá ser factor de integración de una alianza?

Respecto a los candidatos independientes, debido a la densidad de la Entidad, se requiere de 336 mil 977 firmas que sustente su candidatura en, al menos, 64 municipios y en cada uno con firmas de, por lo menos, el 1.5% de la lista nominal. Para ello contarán con 60 días, eso quiere decir que tienen que reunir 5,617 por día.

Así que cualquier candidato independiente que aspire a ser gobernador del Estado de México ya debería tener una estructura símil a un partido político afinando detalles para conseguir esas firmas de respaldo, dado que la operación es compleja y costosa. Y habría que agregar el ser discreto porque podría ser acusado de actos de precampaña.

Por último, las claves para comprender la evolución del proceso serán las alianzas entre partidos, el ánimo que pudiera imprimir un candidato al electorado que no vota, la legitimidad de un candidato frente al voto volátil, la dispersión del voto por los partidos sin oportunidad de vencer, la promoción del voto nulo o blanco y una candidatura independiente fuerte.


@JAngel_Rmz
Nezahualcóyotl, México
16 de Enero de 2017

9 ene. 2017

Entre el azar y la capacidad política

Si bien el pensamiento político de Nicolás Maquiavelo era complejo en cuanto a la obtención y el ejercicio del poder político en las repúblicas y los principados, había una lección básica que cualquier gobernante no debe olvidar y cualquier suspirante a político debe practicar: desarrollar la virtud. Pero ¿qué es la virtud?, él consideraba que el campo de la política se conformaba de dos fuerzas (virtud y fortuna), algo así como el ying y el yang.

Maquiavelo señalaba que la fortuna marca el futuro pero lo hacía porque no existía virtud que le resistiera. En otras palabras, el destino nos arrastra porque no existe esfuerzo humano que cambie el rumbo, así, la vida está compuesta de eventos causales y casuales que en resumen es lo mismo a podemos hacer “algo” pero nuestro esfuerzo es una mera probabilidad. Por lo que el campo político es un espacio que está constantemente calculando fuerzas del azar y la capacidad humana.

Así que en la política, los gobiernos son “buenos” o “malos” según la preparación previa del gobernante para ejercer el poder porque será la voluntad que resista a la fortuna, o bien, pudieran existir personas que estén capacitadas pero que se les ha impedido, también, su poca decisión les ha negado los medios para alcanzar tal posición, o en última instancia, los deseos de otro individuo les ha vedado los suyos.

Por ello, considero que las características fundamentales entre considerar a un político preparado o no son: el conocimiento, la inteligencia y la racionalidad.

  • El conocimiento que es la materia prima que debe dominar un gobernante y debe ser en relación a los datos sobre el territorio, la población y las leyes.
  • La inteligencia que es el elemento que permitirá a los gobernantes entrelazar los datos para convertirlo en información que le posibilitará comprender y explicar los fenómenos.
  • Y la racionalidad que es la capacidad para aplicar la información en las problemáticas estructurales y coyunturales.

Con esos tres elementos se define el esquema básico de resolución de problemas públicos –de manera resumida–, contar con los datos para reconocer el estatus; esquematizar un andamiaje conceptual para comprender los fenómenos; y desarrollar soluciones apegadas a las condiciones contextuales. Cada problemática tiene un grado de complejidad dependiendo de la especialización y especificidad, pero cada decisión debe tomarse en razón de este bosquejo.

Así, el campo político cargado de azares y escenarios inciertos se disuelven en la medida que las decisiones son tomadas con certezas, y si bien la fortuna es capaz de malograr los esfuerzos, las probabilidades de éxito siempre serán mayores. La causa de un fracaso de política pública será mayormente responsabilidad de la corrupción o la poca capacidad. Y argumentar un innegable destino será un pretexto porque siempre se podrá advertir el desastre a lo lejos.

Al final, Maquiavelo no buscaba el bien común sino que los hombres que deseaban el poder político pudieran adquirirlo, preservarlo y heredarlo pero el bienestar de la población era uno de los medios, así que todo suspirante debe comprender que alcanzar su objetivo requiere forzosamente de dotar a los gobernados de medios de subsistencia, los demás son sólo homúnculos ejerciendo un cargo de representación que sirven a sus intereses.

¿Por qué homúnculos? Porque la trascendencia en la vida política no llegará, no se les recordará como estadistas sino como individuos que siguieron la fortuna y se aprovecharon de ella para favorecerse, oportunistas les dicen.


@JAngel_Rmz
Nezahualcóyotl, México
06 de Enero de 2016

2 ene. 2017

Rafael Tovar y de Teresa: La pérdida de un Estado

En la Ética Nicomaquea, Aristóteles concluye que el fin del “individuo” y el “Estado” concurren en uno mismo: la felicidad. Y la felicidad sólo puede conseguirse a través de una actividad relacionada con la naturaleza específica del individuo, por lo que estaremos destinados a ser felices haciendo lo que nos guste y, a la vez, coadyuve a los demás. Paradójicamente, el servicio público es la opción por excelencia pero la más complicada de ejercer por la degeneración que causa el poder.

Así que un genuino servidor público debe amar su trabajo y, como consecuencia de su actividad, debe contribuir en los asuntos públicos. En la lógica aristotélica, los resultados de su empeño otorgarán el placer que servirá como pago a su felicidad y no una remuneración monetaria dado que el “individuo de Estado” debe contar con los recursos suficientes para dedicarse de tiempo completo a desarrollar sus virtudes y felicidad.

En relación a la remuneración, Max Weber analizó en La Política como Vocación que en el servicio público coexisten los individuos que viven “de” y los que viven “para” la política, en un estadio utópico se deberían dividir los espacios gubernamentales entre quienes requieren de un pago y quienes pueden hacer del servicio público su vida comprometiendo su tiempo completo, de tal manera que se les considere independientes.

Así, la construcción abigarrada del gobierno ideal de Aristóteles y Weber se basaría en tener los recursos humanos idóneos en los espacios adecuados, donde la clase dirigente sea encabezada por individuos libres con suficiencia económica que amen su trabajo para evitar que los prominentes cargos sean usados por funcionarios públicos de medio tiempo que busquen su bienestar a costa de los demás, o sea que el ejercicio de la política se reduzca a un medio.

En ese contexto, el fallecimiento de Don Rafael Tovar y de Teresa se graba en una de las mayores pérdidas para la comunidad política mexicana porque se pueden rememorar a pocas personas que hayan sido libres de su tiempo, independientes de pensamiento y hayan escogido el servicio público como la actividad para desarrollar sus virtudes. El único pago que recibió fue la trascendencia de su trabajo al escribir un destacado capítulo de la política cultural de nuestro país.

Los resultados de su esfuerzo y el contagio de sus objetivos a sus colaboradores nos dejaron como herencia: la redacción de cuatro obras; la construcción del CENART y el Centro de la Imagen; la formación del Sistema Nacional de Creadores de Arte, el FOPROCINE, el FIDECINE, el Sistema Nacional de Fomento Musical, el PAICE; la transmisión de Canal 22 en señal abierta; y la constitución de la Secretaría de Cultura del Gobierno Federal.

También implementó proyectos estratégicos como el Programa Nacional de Desarrollo Cultural Infantil “Alas y Raíces a los Niños” y el Programa Cultura para la Armonía. Asimismo, se realizaron destacadas exposiciones que fueron bien recibidas por el público mexicano como Miguel Ángel Buonarroti: Un artista entre dos mundos; Leonardo Da Vinci y la idea de la belleza; Yayoi Kusama. Obsesión infinita; y Leonardo, Rafael y Caravaggio: una muestra imposible.

El perjuicio de una defunción de esta magnitud no es menor si se considera el valor de la formación, ya que un perfil así se modela tras varias líneas genealógicas que requieren tiempo, esfuerzo y recursos, así como autoconocimiento familiar-generacional sobre su rol frente a la comunidad política, aún en esas condiciones, los perfiles surgidos podrían no compartir las ideas y desarrollar sus virtudes en otras áreas.

En este sentido, la vida de Don Rafael Tovar y de Teresa se reduce a una formación cultural causal y casual, un hombre que eligió ser feliz (en la visión aristotélica) y nos benefició. El Gobierno Federal quizá haya tenido su mayor acierto al designarlo, pero también su mayor inoportunidad al no haber aprovechado a uno de los hombres más comprometidos con el ámbito de la cultura que logró lidiar con los gajes del oficio, las tentaciones del poder y el presupuesto limitado.

Al final, la lección histórica que nos deja Don Rafael Tovar y de Teresa es lo fundamental de la cultura en el espacio político, ¿cómo formar a los siguientes individuos de Estado que en su andar beneficien a las futuras generaciones e inspiren a la nuestra?

@JAngel_Rmz
Nezahualcóyotl, México
12 de Diciembre de 2016